Publicidad

Cambiar de silla ayuda a la productividad de los creativos

Cambiar de silla ayuda a la productividad de los creativosLos creativos se sienten orgullosos de hacer que las ideas se hagan realidad, en lugar de ser consumidores pasivos, yendo siempre hacia delante con sus nuevas creaciones. Pero siempre hay un momento en que no se puede ir más allá y la productividad empieza a ser improductiva y, después de horas delante del ordenador, la inspiración se ha desvanecido. Ante esta situación, la mejor forma, y la más rápida, de volver al trabajo, es con un cambio radical.

Mark McGuinness afirma, en The 99%, que tiene dos sillas en su oficina: la silla de oficina delante del escritorio, y un sillón cómodo al lado de la ventana, junto con la librería y un equipo de música. Aunque en la primera, delante del ordenador, es más fácil sentirse productivo, McGuinness asegura que, aunque cada vez que se sienta en el sillón siente remordimientos por relajarse tanto, siempre se da cuenta de que el tiempo que pasa allí relajado es el más productivo y creativo. “Voy allí cuando tengo que parar y mirar el conjunto, o pensar a en un problema complejo que me tiene bloqueado”, afirma.

“El sillón me lleva a un espacio diferente, donde mi mente puede distanciarse y puedo ver el panorama de los proyectos en los que estoy trabajando”, añade. Y asegura que cuando se levanta todo le parece mucho más claro y definido, por lo que cuando vuelve a la mesa de trabajo, ya tiene claros muchos aspectos.

Por ello, McGuinness ha publicado una serie de trucos para aquellos creativos que también quieren lograr el equilibrio entre los dos asientos:

1. Consigue un sillón para tu oficina: o busca un espacio de evasión o una cafetería ala que acudir, y autorízate a utilizarlo.

2. Presta atención a tus niveles de energía a lo largo del día: cuando empiezan a caer, es el momento de tomarte un descanso, o cambiar de silla. Un cambio siempre es un buen descanso.

3. Date cuenta de cómo te sientes después de estar en el sillón: si estás aburrido o perezoso es que has pasado mucho tiempo ahí. Pero si te sientes fresco y entusiasta, el sillón está haciendo un buen trabajo recargando tus baterías.

4. Cambia de herramientas: Si sueles escribir en un ordenador, coge una libreta y un boli. Si sueles usar lápiz y papel, cambia de lápiz y papel. El sistema nervioso registra diferentes asociaciones a las distintas herramientas de trabajo.

5. Ignora los comentarios sarcásticos de tus compañeros: algunos de tus colegas harán comentarios sobre tu comportamiento, que no se ajusta a su idea de productividad. Ignóralos.

6. Repasa tu semana cada viernes por la tarde: Piensa en el lugar en que nacieron tus mejores ideas, dónde fuiste más productivo y donde sacaste más valor.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir