líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Esta campaña denuncia la pobreza menstrual escondiendo tampones y compresas en cajas de cereales

Marketing y PublicidadImagen de la marca ficticia de cereales Loopholes

Los cereales como arma contra la pobreza menstrual

Esta campaña denuncia la pobreza menstrual escondiendo tampones y compresas en cajas de cereales

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Para colocar bajo los focos la pobreza menstrual la agencia 72andSunny Nueva York ha lanzado Loopholes, una marca ficticia de cereales que alberga en sus entrañas tampones y compresas.

Algunos prefieren correr un tupido velo sobre esta sangrante realidad, pero la pobreza menstrual afecta tristemente a millones de mujeres en todo el mundo.

En Estados Unidos, sin ir más lejos, casi una cuarta parte de las mujeres tiene acceso de manera muy limitada a productos de higiene femenina durante el periodo.

Puesto al otro lado del charco los tampones y las compresas son ajenos a todo tipo de financiación por parte del estado, millones de familias tienen que elegir entre poner algo de comida sobre el plato o comprar productos de higiene femenina (lo cual resulta absolutamente escandaloso).

Para colocar bajo los focos la pobreza menstrual la agencia 72andSunny Nueva York ha lanzado Loopholes, una marca ficticia de cereales que alberga en sus entrañas a modo de «premio» tampones y compresas equivalentes a un ciclo menstrual completo.

La agencia ha elegido esconder allí productos de higiene femenina porque de esta forma los tampones y las compresas pueden acogerse al Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) del Gobierno de Estados Unidos y ser accesibles a personas de que otra forma no tendrían acceso a ellos.

El nombre de los cereales de marras, Loopholes, hace precisamente referencia al resquicio legal («loophole») en que está amparada la nueva campaña de 72andSunny Nueva York.

Si no visualizas correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

Alumbrada en colaboración con la ONGs PERIOD., Free the Period, Ignite, No More Secrets y The Flow Initiative, la compañía de productos sostenibles de higiene femenina August y la marca de cereales OffLimits, la campaña nace con el objetivo de poner la pobreza menstrual en el radar de la gente y apelar a los políticos y a los influencers para que procuren soporte a una nueva ley enfocada a hacer más accesibles los productos de higiene femenina.

«Los productos menstruales son tan necesarios como el papel higiénico o la comida. No tener acceso a ellos se traduce en consecuencias demoledoras a largo plazo. Y no es un tema que afecte única y exclusivamente a las personas que menstrúan. La pobreza menstrual se traduce en absentismo escolar y afecta al rendimiento en el trabajo. Se trata de algo que tiene un impacto de primer orden en familias enteras. La solución no es misterio. Es hora de poner fin de una vez por toda a esta ridícula desigualdad», enfatiza Elaine Cox, director creativo ejecutivo de 72andSunny Nueva York.

«Tener acceso a productos de higiene femenina es una cuestión de derechos humanos, especialmente si tenemos en cuenta que estos productos son utilizados mensualmente por más de la mitad de la población estadounidense. Necesitamos un cambio en la política a nivel nacional para atajar la pobreza menstrual. Todo el mundo merece vivir una vida plena, independientemente de si tiene o no el periodo», subraya, por su parte, Michela Bedard, directora ejecutiva de PERIOD.

«Loopholes» se mira de alguna manera en el espejo de la aclamada campaña «The Tampon Book: A Book Against Tax Discrimination» de Scholz & Friends Berlín para The Female Company. Esta pieza oriunda de Alemania, que ganó un Grand Prix hace tres años en Cannes Lions, se rebelaba contra los exorbitantes impuestos con los que se gravan los productos de higiene femenina en tierras germanas comercializando tampones convenientemente agazapados en un libro (convertido así en el disfraz perfecto para dar gato por liebre a la hacienda pública).

 

La "fast fashion" caerá rendida a los pies de la moda de segunda mano de cara a 2030AnteriorSigueinteNo es verde todo lo que reluce en la (exageradísima) sostenibilidad del consumidor

Contenido patrocinado