líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La campaña de Igualdad contra la

Marketing y PublicidadImagen de la campaña El verano también es nuestro del Ministerio de Igualdad

La protagonistas de la campaña de Igualdad rezuman ira

La campaña de Igualdad contra la "gordofobia" levanta ampollas: sus protagonistas están indignadas

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Las protagonistas de la campaña de Igualdad denuncian haber sido víctimas de un "robo" de sus imágenes, para cuya difusión no dieron al parecer su consentimiento explícito.

Ya sembró la polémica la semana pasada en las redes sociales, donde cosechó críticas realmente altisonantes, pero la campaña de verano del Ministerio de Igualdad contra la «gordofobia» continúa levantando ampollas varios días después de su accidentado debut.

Bajo el lema «El verano también es nuestra», la campaña mostraba a mujeres dueñas de cuerpos diversos disfrutando de la playa en bikini y enarbolando la bandera de la filosofía «body positive».

Sin embargo, y pese a loable de su mensaje, lo cierto es que la campaña de Igualdad ha provocado un copioso torrente de críticas que sigue escupiendo reproches a borbotones.

Las críticas vienen ahora de las mujeres que se abren paso en la imagen principal de la campaña (un montaje en realidad). Las protagonistas de ese montaje denuncian haber sido víctimas de un «robo» de sus imágenes, que se difundieron al parecer su consentimiento explícito.

Una de las mujeres que aparece en la campaña de Igualdad es la influencer «curvy» Nyome Nicholas-Williams, que se lamenta en declaraciones a El Español de que el ministerio no le solicitara permiso para utilizar su imagen y no la haya remunerado apropiadamente. De hecho, Nicholas-Williams asegura que su agencia de representación ha contactado ya con el ministerio para lograr que la utilización de su imagen sea convenientemente remunerada.

Las protagonistas de la campaña de Igualdad denuncian que no se les solicitó permiso para utilizar sus imágenes

El caso de Nyome Nicholas-Williams no es aislado ni mucho menos. Otra de las protagonistas de la campaña, la modelo británica Sian Green-Lord, ha denunciado asimismo en las redes sociales que el Ministerio de Igualdad no le solicitó en ningún momento permiso para hacer uso de su imagen, que para colmo de males fue retocada. En la fotografía original Green-Lord aparece con su pierna ortopédica, que brilla, no obstante, por su ausencia, en el anuncio de la cartera liderada por Irene Montero. En la campaña las axilas de Green-Lord aparecen asimismo con vello (que no existía en la imagen original).

«No sé ni cómo explicar la cantidad de rabia que siento ahora mismo. Uno de mis amigos me acaba de informar de que el gobierno español ha utilizado mi cuerpo, pero me ha quitado la pierna protésica. Una cosa es utilizar mi imagen sin mi permiso, pero otra es editar mi cuerpo«, se lamenta la modelo.

«Estoy literalmente temblando, estoy tan enfadada. No sé ni qué decir, pero está más que mal», insiste Green-Lord.

Han lanzado asimismo durísimos dardos con el Ministerio de Igualdad otras dos mujeres que aparecen en la campaña: Raissa Galvao y Juliet Fitzpatrick. La primera es una influencer brasileña a la que Igualdad tampoco solicitó su consentimiento para utilizar su imagen, pero que no ha iniciado aún los trámites para le paguen por sus fotografías.

Por su parte, Juliet FitzPatrick es una mujer con doble mastectomía que denuncia que Igualdad se haya valido de su rostro y lo haya superpuesto al cuerpo de una mujer con un solo seno. «No tengo pechos y no estoy contenta si se ha puesto mi cara en un cuerpo con uno. Y furiosa si la imagen ha sido utilizada sin consentimiento», dice FitzPatrick.

Ante el vendaval de críticas recibidas, el Instituto de las Mujeres, dependiente del ministerio capitaneado por Irene Montero, se disculpó el pasado sábado por el cartel de la discordia. «En relación al cartel ‘El verano también es nuestro’ queremos aclarar que en ningún momento tuvimos conocimiento de que eran modelos reales. Estamos resolviendo con la autora y vamos a contactar con las modelos para resolver esta cuestión. Pedimos disculpas por el daño ocasionado», subraya el Instituto de las Mujeres.

Ha entonado asimismo el «mea culpa» la empresa encargada del montaje fotográfico de la campaña: Arte Mapache. «Tras la polémica, justificada, entorno a los derechos de imagen de la ilustración he considerado que la mejor forma de paliar los daños que se hayan podido derivar de mi conducta es repartir los beneficios que se derivan de este trabajo a partes iguales entre las protagonistas del cartel y comprando la licencia de la tipografía», señala Arte Mapache.

Arte Mapache ha querido asimismo puntualizar que cobró por el cartel 4.499 euros y no 84.000 euros, tal y como publicaron inicialmente los medios.

 

#FIAP2022 anuncia cierre de inscripciones el 15 de agostoAnteriorSigueinte¿Es un error apostar por la personalización en la publicidad? Los expertos abren el debate

Contenido patrocinado