líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El cariño de un amigo imaginario es inmune al paso del tiempo en este hermoso spot de McDonald's

Marketing y PublicidadFotograma del spot de McDonald's "Imaginary Iggy"

Una niña y su amigo imaginario protagonizan este spot de McDonald's

El cariño de un amigo imaginario es inmune al paso del tiempo en este hermoso spot de McDonald's

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El nuevo anuncio de McDonald's en Reino Unido retrata la relación dilatada en el tiempo de una niña con su amigo imaginario con el último objetivo de recordar a la gente que nunca se es demasiado viejo para creer y dejar volar la imaginación.

En su más tierna infancia algunos niños acostumbran a tener amigos imaginarios como una manera de confrontarse consigo mismos y poder dar así alas a su propio desarrollo. Cuando están con su amigo imaginario del alma (ese que nadie más es capaz ver), los niños sienten que pueden ser ellos mismos y están después más preparados para explorar su propia independencia y autonomía.

Las amistades imaginarias de los más pequeños de la casa no suelen prolongarse más allá de los nueve años, pero a veces el cariño en el que están cimentadas este tipo de amistades es tan sólido que los amigos invisibles son inmunes al paso del tiempo. Así lo sugiere al menos McDonald’s en «Imaginary Iggy», un nuevo y encantador spot navideño que acaba de ver la luz en tierras británicas.

El anuncio retrata la relación dilatada en el tiempo de una niña con su amigo imaginario con el último objetivo de recordar a la gente que nunca se es demasiado viejo para creer y dejar volar la imaginación.

Rubricado por la agencia Leo Burnett Londres, «Imaginary Iggy» fija la mirada en Matilda, cuya vívida imaginación (espoleada hasta el infinito y más allá por la Navidad) logra que el personaje que acaba de dibujar cobre vida. El amigo imaginario de Matilda se llama Iggy y tiene un llamativo pelaje de color azul, lleva calcetines de rayas y su cola está hecha de espumillón.

Si no visualizas correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

Matilda y el bueno de Iggy forjan una robusta amistad al calor de las fiestas navideñas, pero la niña crece, su entusiasmo por la Navidad se marchita y termina languideciendo también su relación con su querido amigo imaginario.

La niña decide encerrar a Iggy en un armario y sepultar allí el recuerdo de su inseparable compañero de fatigas durante la infancia. Sin embargo, cuando ya han pasado unos años, Matilda tiene un encuentro fortuito con un niño que juega con un amigo imaginario en un restaurante de McDonald’s y, tras contemplar esta tierna escena, decide reconectar con Iggy.

El clásico de Cyndi Lauper «Time After Time», reversionado para la ocasión por la ganadora de un Brit Award Mabel, pone la banda sonora al nuevo y entrañable spot de McDonald’s, cuyo «look & feel» es hasta cierto punto similar al de los anuncios navideños de John Lewis.

«Especialmente en Navidad queremos conmover a la gente y hacer que sienta cosas», explica Chaka Sobhani, global chief creative officer de Leo Burnett, en declaraciones a Campaign. «Nuestra esperanza es que el spot de McDonald’s conecte con tanta gente como sea posible, con los niños, con los padres, con los jóvenes y con lo tan jóvenes. Esperamos haber capturado en el anuncio la magia de la Navidad», añade.

Como las campañas navideñas desarrollas con anterioridad por McDonald’s en Reino Unido, lo último de la marca de los arcos vuelve a pivotar en torno a sus «Reindeer Treats», que son en realidad las típicas bolsas de zanahorias comercializadas por la cadena de comida rápida y que son rebautizadas así cuando se aproxima la Navidad.

No en vano, en el spot Matilda da de comer a Iggy «Reindeer Treats» y el niño al que la protagonista ve jugar con su amigo imaginario en un restaurante de McDonald’s tiene también sobre la mesa este alimento.

 

LEGO anima a las familias a construir una estrella de navidadAnteriorSigueinteIberia, Vueling, LEVEL e IAG Cargo nombran a Havas Media Partner Global de Medios

Contenido patrocinado