líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Casi tres cuartas partes de los anuncios nativos no cumplen con los estándares

pinochoA lo largo de los últimos tiempos la publicidad nativa se nos ha vendido como un formato muy eficaz a la hora de atraer la atención del usuario. Una forma de mostrar anuncios relacionados con el contenido editorial que los rodea y que visualmente resulta atractivo. Vale, la teoría nos la sabemos pero, ¿qué pasa a la hora de ponerlo en práctica?

De acuerdo al último estudio elaborado por Online Trust Alliance (OTA) casi tres cuartas partes de la publicidad nativa no está indicada correctamente como tal conduciendo a error al usuario. Una vez más parece que la industria no aprende.

Se han analizado un centenar de los sites de noticias más importantes a nivel global por número de visitantes únicos mensuales y los resultados deberían hacernos reflexionar. El 69% de los mismos contaba con uno o más anuncios nativos en sus páginas de inicio.

De ese casi 70% tan solo el 9% ha recibido una puntuación alta por la compañía responsable del informe a la hora de distinguir los contenidos editoriales de la publicidad. Un 20% ha sido clasificado como “necesita mejorar” mientras que el 71% ha recibido nefastas calificaciones en estos términos.

The Wall Street Journal ha sido una de las cabeceras que mejores puntuaciones ha obtenido a la hora de mostrar a sus lectores la clara diferencia entre contenidos editoriales y publicidad nativa. He aquí un ejemplo recogido por Marketing Land:

the-wall-street-journal

En el lado contrario nos encontramos con estas dos publicaciones que no han logrado un aprobado en el informe. Entre los errores vemos como los anuncios nativos no están separados del contenido editorial y aparecen exactamente como el mismo estilo:

error1

error2

Lo cierto es que la culpa no es de los medios de comunicación, sino de la falta de unos estándares sobre los que trabajar. Volviendo a ese 69% de sites entre los mismos se han encontrado hasta 43 formas diferentes de etiquetar los anuncios de los que tan solo 13 son válidas.

Aunque por el momento no se va a llamar la atención de ninguna cabecera en 90 días se publicará una actualización en la que se recogerán los errores más comunes así como soluciones con el objetivo de ofrecer la mejor experiencia al usuario. ¿O acaso se nos ha olvidado ya el ad blocking?

 

Por qué RTVE necesitará retomar los anuncios para garantizar su solvenciaAnteriorSigueinteDecodificando la creatividad en Cannes Lions 2016

Noticias recomendadas