líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Por qué se da este joven atracones de salchichas aunque no le gusten?

En este chiflado spot un joven zampa salchichas como si no hubiera mañana (pero nada es lo que parece)

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La ONG danesa TrygFonden acaba de estrenar un estrafalario spot en el que, presionado insoportablemente por sus amigos, un joven no puede parar de comer salchichas.

salchichasLa punzante presión ejercida por los amigos lleva a los jóvenes (y no tan jóvenes) a hacer cosas tan locas como extrañas. El estilismo capilar, la ropa e incluso la dieta son extraordinariamente maleables cuando la mirada (casi siempre censuradora) de los jóvenes se posa sobre aquel a quien tienen a bien bendecir con su amistad.

En este sentido no resulta en absoluto extraño (o en todo caso solo un poco) que los veinteañeros que protagonizan el nuevo y extravagante spot de la ONG danesa con el foco puesto en la seguridad TrygFonden se zambullan en una auténtica orgía de salchichas. 

Mads, el protagonista del anuncio, tiene 24 años y tiene a su vera a un nutrido grupo de amigos. Él y sus colegas son dueños de un espíritu fiestero sin parangón y acostumbran a pasear la noche cimbreando las caderas como si no hubiera mañana.

Sin embargo, en las quedadas de Mads y sus colegas las cosas tienden a desmadrarse un poco (más todavía) cuando las salchichas se suman a la ecuación (que siempre se suman).

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

A Mads y a sus colegas del alma les gustan las salchichas de todos los sabores, grosores y tamaños y las engullen al inicio de la noche, al final de crepúsculo e incluso cuando están aburridos y no tienen nada mejor qué hacer.

Aunque en lo más recóndito de su corazón Mads detesta las salchichas, el joven cede a la presión ejercida por sus colegas y termina siempre pegándoles un resignado mordisco.

En ocasiones el bueno de Mads no puede más y renuncia a seguir atiborrándose de salchichas, pero la mirada cargada de reproches de sus amigos le incita a seguir llenando la panza con tan calórico alimento.

Las ubicuas salchichas del spot no son sino una alegoría de las cervezas, esas con los que más jóvenes parecen obligados a regar todas sus fiestas (independientemente de si su sabor resulta o no de su agrado).

El spot, nacido de la colaboración entre TrygFonden y la Sociedad Danesa contra el Cáncer, lleva la firma de la agencia afincada en Copenhague Robert/Boisen & Like-minded.

 

Las plataformas de venta de entradas online son imprescindibles para las compañías promotoras de eventosAnteriorSigueinte¿Qué hace espeluznantes los asistentes de voz a ojos (y a oídos) de la gente?

Contenido patrocinado