Publicidad

La clave ante el imparable ad blocking pasa por soluciones "basadas en la paz"

banderaHasta hace poco tiempo la mayor parte de la pesada carga de las consecuencias del ad blocking recaía en las espaldas de los editores. Pero esto no puede seguir si tenemos en cuenta los últimos datos que estamos conociendo.

PageFair reveló recientemente que el bloqueo de la publicidad online podría haber costado a los editores en 2015 unos 22.000 millones de dólares. Dato al que debemos sumar que el uso de ad blockers ha crecido en un 41% respecto al año anterior. Por si fuera poco, hace un mes desde eMarketer señalaban que casi 70 millones de estadounidenses ya utilizan bloqueadores. Cifra que se espera aumente durante el próximo año hasta los 86,6 millones de personas.

La conclusión es clara: el ad blocking va continuar su ascenso y no solo los editores deben dar un paso al frente. Marcas, agencias y proveedores tecnológicos tienen que darse cuenta de una vez por todas de lo que hay en juego.

El problema es que todavía nos encontramos al principio y la industria publicitaria se está mostrando en parte demasiado complaciente, ya que los anunciantes no se están viendo directamente afectados. Cierto es que están perdiendo parte del acceso a su audiencia pero el impacto total es difícil de medir. Son los editores los únicos que realmente están buscando soluciones.

Quizás la mayor preocupación de los anunciantes en este sentido reside en que podrían perder la atención de los millennials, e incluso de una generación entera. Quizás en un futuro no muy lejano se arrepientan de no haber adoptado un papel más proactivo.

Entre las soluciones que hemos comenzado a ver podríamos destacar los principios LEAN puestos en marcha IAB que tienen por objetivo mejorar la experiencia publicitaria. La solución pasa por un concepto cada vez más manido: la buena publicidad. Algo que pasa por reducir los tiempos de carga de las páginas y evitar ser intrusivo.

El principal problema que encontramos en este punto de partida hacia unas buenas prácticas que deberían generalizarse en toda la industria, es que se está enfocando mal. LEAN se aplica a los anuncios de forma individual cuando la experiencia que recibe el usuario es de varios anuncios conjuntos. Algo que interrumpe significativamente su navegación llevándole al bloqueo de toda la publicidad.

A esto tenemos que sumar que los anuncios LEAN no se adoptarán los suficientemente rápido para cambiar los hábitos de los usuarios. Además, no son inmunes a los abusos de los editores y anunciantes tal y como recuerdan desde Ad Age.

Es por esto que la solución pasa necesariamente por la paz. En lugar de amenazar o perseguir con soluciones técnicas, o recurrir al bloqueo de los bloqueadores. Hay que abordar el problema de raíz para identificar los excesivos anuncios que comprometen la experiencia del usuario e incluso ponen en peligro su privacidad.

Se necesita una respuesta integral en la que participen todos los actores con implicación en la industria. Los marketeros deberían comenzar a cortar lazos con aquellos editores que estén utilizando los anuncios de forma intrusiva o violan la privacidad de los usuarios. Y el momento de hacerlo es ahora.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir