Publicidad

Los opuestos no se atraen en esta hilarante campaña del Metro de Copenhague

En esta cómica campaña del Metro de Copenhague los pasajeros viajan codo con codo con sus "némesis"

El Metro de Copenhague y la agencia Hjaltelin Stahl han estrenado una divertidísima campaña en la que personajes de lo más variopintos (y opuestos) comparten vagón de metro.

metro de copenhagueA todos nos ha pasado alguna vez. Nos hemos abierto paso (a veces con codazos de por medio) en un vagón de metro y nos hemos topado de bruces con pasajeros ruidosos, molestos y a menudo también completamente desesperantes.

En torno a tales encuentros (no se siempre deseables) que se producen al abrigo de los vagones del metropolitano pivota precisamente la última e hilarante campaña del Metro de Copenhague. ¿El objetivo? Festejar que gracias a la nueva línea Cityringen el 85% de los ciudadanos de Copenhague estarán de ahora en adelante conectados.

Uno de los dos spots que integran la campaña está protagonizado por una mujer que después de pasar la noche de fiesta (se presupone que "movidita" por su semblante exhausto, su maquillaje corrido y sus pestañas postizas a punto de resbalarse de los ojos) se adentra en un vagón de metro para recuperarse tranquilamente de la resaca al calor de su hogar.

Uno no elige a sus compañeros de vagón de metro (pero puede zafarse de ellos muy rápidamente)

La mujer tiene, sin embargo, la mala fortuna de sentarse entre un grupo de entusiastas boy scouts cuyo líder les anima a tomar un tentempié antes de bajarse en la próxima parada. Rodeada de huevos cocidos, queso extraordinariamente fuerte y otras fragantes viandas, la protagonista tiene que soportar además las canciones que entonan a pleno pulmón sus compañeros de viaje y que amenazan con destrozar aún ya sus frágiles nervios y hacer aún más lacerante su fortísima jaqueca.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

El segundo anuncio fija la mirada en dos jóvenes de estética gótica que eligen con muy tino un vagón en el que viaja también un grupo de alegres y almibarados cantantes a capela. Los protagonistas no pueden evitar hacer muecas de disgusto ante el bochornoso espectáculo que contemplan sus ojos y su malestar acaba alcanzando cotas insoportables cuando los cantantes suben aún el volumen de sus voces y comienzan a mover descontroladamente las caderas en dirección a los dos jóvenes góticos, que se mueren a todas luces de vergüenza ajena.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Los contrastes recogidos en ambos anuncios son particularmente dramáticos para trasladar al espectador la sensación de claustrofobia (preñada de comicidad) que embarga a los protagonistas. ¿Lo bueno? Que como bien subrayan ambos spots al final ("Afortunadamente estarás pronto de camino a casa") el malestar es sólo momentáneo (gracias a la rapidez del metropolitano).

Detrás de la nueva campaña del Metro de Copenhague están la agencia Hjaltelin Stahl, la productora Pegasus Productions y el regidor Peter Harton.

Te recomendamos

CONECTADOS

EVO Banco

Podcast

SomosQuiero

Atres

Compartir