líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La Comisión Europa quiere cortar las alas al "greenwashing"

La Comisión Europea aprieta las tuercas al "greenwashing" para amputar sus embustes

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La Comisión Europea quiere introducir una nueva ley para combatir el "greenwashing" y facilitar la distinción por parte del consumidor de los productos "eco-friendly" de aquellos que no lo son.

El «greenwashing» es una práctica tristemente habitual entre las marcas, a quienes les crece la nariz como Pinocho a la hora de poner en valor las supuestas bondades medioambientales de sus productos. Consciente de la perfidia agazapada en las entrañas del «greenwashing», la Comisión Europea quiere introducir una ley para poner palos en las ruedas a esta práctica y poner las cosas más fáciles al consumidor a la hora de determinar si un producto es o no nocivo para el clima y el medio ambiente.

De acuerdo con el Ejecutivo comunitario, los consumidores son a menudo huérfanos de información verdaderamente confiable sobre la sostenibilidad de los productos de las marcas. Y apoyándose en el «greenwashing», muchas marcas promocionan sus productos como supuestamente benéficos para el medio ambiente cuando no tienen en realidad nada de «eco-friendly».

Un estudio emprendido en 2020 por la Comisión Europea puso de manifiesto que más de la mitad de la información sobre la supuesta naturaleza «eco-friendly» de los productos y servicios de las marcas era vaga, engañosa o injustificada.

Según el borrador de la nueva ley que la Comisión Europea tiene actualmente en el horno, las empresas se topan además a menudo de bruces con obstáculos para cumplir con los diferentes estándares vigentes en los distintos países de la UE.

El Ejecutivo comunitario quiere extirpar de raíz los embustes de las marcas en relación con las supuestas bondades «eco-friendly» de sus productos

La nueva ley de la Comisión Europea se encargará de garantizar que todas las declaraciones de las marcas relativas a la protección del clima y el medio ambiente estén 100% justificadas y se atengan a la verdad. En virtud de la norma, los criterios para efectuar tales declaraciones deberán echan anclas en conocimientos científicos y estándares internacionales y ser después supervisados por terceros.

A la hora de subrayar sus valores «eco-friendly», las marcas deberán tener además en cuenta el ciclo completo de vida de sus productos (teniendo en consideración tanto las emisiones nocivas para el medio ambiente generadas durante su producción como las emisiones emanadas de su posterior uso).

Por otra parte, los productos que contengan sustancias cancerígenas o peligrosas no podrán ser etiquetados como «eco-friendly». El borrador de la nueva ley prevé además que los consumidores puedan presentar las quejas correspondientes si las marcas infringen las normas.

«Es hora de que la Comisión Europea ponga fin al ‘greenwashing’ para dar alas al consumo sostenible», subraya Anna Cavazzini, eurodiputada del grupo de Los Verdes.

La Comisión Europea prevé presentar el próximo mes de marzo el borrador de la ley junto con otras iniciativas directamente emparentadas con la lucha contra el «greenswashing». Hasta entonces el texto será susceptible de incluir cambios. Después el Parlamento Europeo y los estados miembros de la UE deberán negociar la aprobación de la ley.

 

Se inaugura en Madrid el mayor espacio de robótica profesional, realidad virtual, holografía y Metaverso de EuropaAnteriorSigueintePrime Video corre que se las pela y logra el "sorpasso": tiene ya más cuota de mercado que Netflix en España

Contenido patrocinado