Publicidad

Confesiones de un copywriter junior: la industria publicitaria desde el "otro lado"

graduacionCada año no son pocos los jóvenes que comienzan su andadura en el mundo profesional tras cursar sus estudios. Muchos compatibilizan trabajos como becarios con los libros y apuntes y la industria publicitaria no es una excepción.

Estudiantes de publicidad o marketing están ansiosos por demostrar todo de lo que son capaces. Pero ¿cómo es el cambio de pasar de estudiante en prácticas a desempeñar el primer trabajo? Una cuestión que se han formulado desde Digiday donde han entrevistado a un copywriter junior para desmenuzar este cambio.

El protagonista de esta historia que ha preferido mantener el anonimato (no vaya a ser que pierda el puesto que tanto le ha costado conseguir), destaca que el cambio más significativo lo ha percibido sin duda en el grado de exigencia. “Un contrato aumenta la presión con la que se trabaja con el objetivo de mantener el nivel de exigencia y empujar más allá de los límites”.

La cara positiva de esta moneda la encontramos en la notoriedad. “Ahora mi voz se escucha más, se toman más en serio mis propuestas y la gente sabe quién soy lo que resulta bastante agradable”.

“Todo el mundo quiere tener éxito y ascender en su carrera profesional pero no existe un camino concreto. Es un proceso duro y la edad te hace ser más impaciente para conseguirlo. Muchas veces tengo que recordarme a mí mismo que soy joven y motivarme”, señala durante la entrevista concedida al citado medio.

Llegamos a una de las cuestiones más peliagudas: la relación con el jefe. En este caso nos encontramos con que el superior de nuestro protagonista es mayor que él. Algo positivo que ayuda a poner en común distintos puntos de vista y contribuye a controlar más tendencias generacionales.

Sobre la industria de la publicidad destaca que resulta sorprendente como muchos de sus profesionales no valoran las oportunidades que han recibido afirmando rotundamente que algunos de los clichés y estereotipos que vemos sobre el sector en el cine y la televisión son absolutamente reales.

“Resulta complicado equilibrar la vida personal y laboral. Cuando llego a casa aún estoy pensando en el trabajo y me resulta complicado desconectar. Nunca sabes al 100% cuánto te puedes fiar de la gente que te rodea por lo que hay que tener mucho cuidado con lo que se dice”, destaca apuntando que la relación con los clientes es tal y cómo muchos imaginan con las típicas demandas surrealistas con ideas que, en muchas ocasiones, no llevan a ningún lado.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir