líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El consumidor hace la cruz a la publicidad de productos y servicios contaminantes

Marketing y PublicidadEl consumidor se ha hartado de la publicidad de productos y servicios contaminantes

La gente quiere cortar las alas a la publicidad de productos y servicios contaminantes

El consumidor hace la cruz a la publicidad de productos y servicios contaminantes

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El 68% de los consumidores desea que se impongan más restricciones a las acciones de marketing y publicidad que colocan bajo los focos productos contaminantes.

Ha costado, pero el consumidor parece haberse concienciado de que el baqueteado planeta Tierra va a la deriva y que hay poner coto (sí o sí) a la contaminación que amenaza su propia supervivencia. No en vano, la gente está dispuesta a condenar al ostracismo a la publicidad de productos y servicios que actúan en menoscabo del medio ambiente.

De acuerdo con un reciente estudio llevado a cabo en Reino Unido por The New Weather Institute y Badvertising (una iniciativa que insta a las marcas a poner coto a la emergencia climática), el 68% de los consumidores desea que se impongan más restricciones a las acciones de marketing y publicidad que colocan bajo los focos productos y servicios contaminantes.

Las marcas de coches y las empresas del ramo del turismo (a menudo criticadas por su elevadísima contribución a las emisiones de carbono) son algunos de los anunciantes que la gente considera que deberían estar a expensas de restricciones más severas. El 45% de los consumidores está a favor de restringir la publicidad de vehículos altamente contaminantes, mientras que el 33% desea pone cortapisas a los esfuerzos promocionales de las aerolíneas.

Del informe de The New Weather Institute y Badvertising se infiere que la gente está cada vez más preocupada por la crisis climática y por el lenguaje empleado por las marcas para hablar sobre este problema. El 69% de la gente coincide en señalar que el término «emergencia climática» es una forma apropiada o incluso excesivamente leve de describir el cambio climático.

Si bien el «greenwashing» ha acaparado un buen número de focos en el último año, la investigación de The New Weather Institute y Badvertising pone de relieve que solapado a este problema hay un contratiempo (injustamente soslayado) de dimensiones aún más colosales.

Los esfuerzos de las marcas en el ámbito de la sostenibilidad no son siempre lo suficientemente contundentes

«Los anuncios que promocionan de manera directa productos nocivos para el medio ambiente están en todas partes y el consumidor les da claramente la espalda», explica Andrew Simms, codirector de The New Weather Institute.

«La promoción de empresas de combustibles fósiles, de SUVs y de aerolíneas en plena emergencia climática es como anunciar cigarrillos en un hospital. Nuestro estudio revela que la mayor parte de la gente desea ver restringidos o totalmente prohibidos los anuncios de productos contaminantes», recalca.

De acuerdo con el último informe del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), la aplicación de regulaciones más severas a la publicidad podría trocarse en una valiosa herramienta para menguar las emisiones de carbono y coadyuvar en último término al bienestar social.

Las marcas son cada vez más conscientes de la necesidad de implicarse con mayor contundencia en la lucha contra el cambio climático. Sin embargo, algunos anunciantes no son suficientemente claros en su compromiso en favor de la sostenibilidad.

Ford, Mercedes-Benz, General Motors y Volvo son algunos de los fabricantes automovilísticos que han comprometido a eliminar las emisiones en los coches de nueva matriculación a partir de 2040. Sin embargo, otras muchas marcas han esquivado este compromiso, sellado en la Cumbre del Clima de Glasgow.

Si nos detenemos en el ámbito de la aviación comercial, en 2021 la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) se comprometió a cortar las alas a las emisiones. Sin embargo, para los más críticos este compromiso llega a todas luces demasiado tarde.

Conviene además hacer notar que los departamentos de marketing no están avanzados como cabría desear en el área de la sostenibilidad (al menos en comparación con otras áreas). Un estudio emprendido en 2021 por la Federación Mundial de Anunciantes (WPA) concluyó que solo el 10% de los CMOs se consideraban «muy avanzados» en su viaje hacia la sostenibilidad.

 

Papel higiénico y pedos: los 6 NFT más estrafalarios nacidos al calor del "hype" del momentoAnteriorSigueinteElon Musk inicia su reinado en Twitter con muchos trols y acreedores correteando en palacio

Contenido patrocinado