Publicidad

Philip Morris, en el ojo del huracán por una campaña antitabaco

Una controvertida campaña antitabaco asfixia a Philip Morris en una humareda de críticas

Philip Morris acaba de lanzar en Reino Unido la ambiciosa campaña antitabaco "Hold my light", que ha sido tildada de "hipócrita" desde múltiples frentes.

philip morrisDos millones de libras no son ni mucho menos poco de pavo (tampoco en plenas negociaciones sobre el Brexit, cuando la libra está quizás más debilitada que nunca). Precisamente esta cantidad es la que ha invertido Philip Morris en Reino Unido para dar alas a una nueva y controvertida campaña antitabaco.

Desde hace algún la célebre multinacional tabacalera se ha colgado del brazo de una nueva estrategia: persuadir a los fumadores de pasarse al cigarrillo electrónico (que Philip Morris quiere posicionar como una alternativa saludable al tabaco de toda la vida).

La empresa estadounidense ha decidido llevar su estrategia a un nuevo nivel en Reino Unido, donde Philip Morris acaba de lanzar una campaña que llega al extremo de animar a los fumadores de dejar de lado los cigarrillos (los cigarrillos convencionales al menos).

De la mano del lema “Hold my light”, la nueva campaña de Philip Morris ha visto la luz este lunes en tierras británicas. Y no han tardado en emerger fuertes críticas contra ella. A juicio de algunos, la campaña (que ha sido calificada “maquillaje” puro y duro) es portadora de un mensaje profundamente hipócrita.

El eje central de la nueva campaña de Philip Morris, donde la compañía no ha escatimado en modo alguno en esfuerzos, es un vídeo al más puro estilo Ocean’s Thirteen en el que una joven trata de desembarazarse de su inseparable mechero para depositarlo en manos suficientemente responsables.

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

La campaña se ha abierto paso además en la primera plana del tabloide británico Daily Mirror, lo cual se habrá traducido probablemente en onerosos costes para Philip Morris.

Aun así, y pese al fuerte desembolso de Philip Morris en “Hold my light”, la organización Cancer Research no han dudado en tachar de “hipócrita” a la campaña. Al fin y al cabo, argumenta un portavoz de Cancer Research en declaraciones a la BBC, la compañía continúa comercializando tabaco tradicional. Y la mejor manera de instar a alguien a dejar de fumar sería suspender por completo la producción de cigarrillos.

En Reino Unido las reglas que cortan el paso a la publicidad de tabaco son muy estrictas y por eso los cigarrillos deben comercializarse en envases totalmente neutros.

Desde el punto de vista de algunos, la nueva campaña de Philip Morris (inevitablemente vinculada en el imaginario colectivo a Marlboro) sería una artera pirueta de la multinacional tabacalera para hacer publicidad indirecta de la célebre marca de cigarrillos.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir