líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Correrá la publicidad la misma (mala) suerte que la industria de la música?

publicidadAllá por 1999 los amantes de la música descubrieron que gracias a Napster podían descargar sus canciones favoritas de internet sin gastarse un céntimo. El mazo de la justicia cayó pronto sobre Napster, pero la industria de la música se quedó inevitablemente tocada y no se recuperó nunca del golpe.

A pesar del prodigioso legado que la era de «Mad Men» ha dejado sobre sus espaldas, las agencias de publicidad se enfrentan en la actualidad a una situación similar a aquella con la que tuvo que lidiar la industria musical en los albores del nuevo milenio.

El papel de las agencias de publicidad se ha reducido en los últimos años al de meras proveedoras de contenido. Y en plena era digital es posible acceder a ese contenido de manera totalmente gratuita.

Los consumidores se bastan por sí mismos para rastrear toda la información que necesitan sobre los productos y servicios que están interesados en adquirir y, después, una vez probados, comparten sin cortapisas su opinión sobre ellos en la red de redes.

Empequeñecidas por un consumidor cada vez más todopoderoso, las agencias de publicidad se han convertido en socias de segunda para los anunciantes. Al fin y al cabo, de sus manos salen única y exclusivamente contenidos en forma de campañas publicitarias. Y  en la nueva era digital, recordemos, la gratuidad se ha pegado como una lapa a los contenidos.

Hace 30 años las agencias de publicidad eran socias con todas las de la ley de los anunciantes. Hoy los socios de las marcas son otros y los márgenes de beneficios de las agencias de publicidad están acusando inevitablemente el cambio, explica Patrick Hanlon en un artículo para Forbes.

Mientras los presupuestos publicitarios en los medios tradicionales, el gran baluarte de las agencias de publicidad, no paran de menguar, los volcados en internet y los nuevos medios digitales no dejan de engordar.

Conscientes de que el futuro de la publicidad pasa inevitablemente por internet, las grandes agencias de publicidad están intentando no descarrilar zambulléndose en una auténtica orgía de compras de agencias digitales. ¿El problema? Que la cultura de las agencias de publicidad sigue pivotando en torno al sacrosanto spot de 30 segundos de toda la vida. Y en pleno 2015 al consumidor (y al anunciante) les interesa cada vez menos la carísima publicidad televisiva y cada vez más la mucha más económica publicidad en Facebook, YouTube, Instagram y Twitter.

Allá por 1984, cuando Michael Jackson protagonizaba el mítico spot “Pepsi Generation”, las agencias de publicidad vivían su época de vacas gordas. Esa generación sobre la que el legendario Michael Jackson cantaba en este anuncio ha alcanzado ya la mayoría de edad y lamentablemente para las agencias de publicidad está entonando una melodía complemente diferente.

 

7 tendencias de consumo que los "marketeros" se están dejando (peligrosamente) en el tinteroAnteriorSigueinteNuevo golpe de Apple contra anunciantes y editores: una aplicación bloqueará los anuncios de las apps

Noticias recomendadas