líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Este brutal cortometraje recrea con maestría la espiral de horror de la violencia doméstica

Marketing y PublicidadFotograma del spot de Lacta "Don't ever leave me"

Este brutal cortometraje recrea con maestría la espiral de horror de la violencia doméstica

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

La marca griega de chocolate Lacta ha alumbrado un cortometraje que deja claro que la violencia doméstica poco o nada tiene que ver con el amor con el que algunos la emparentan.

El 25 de noviembre se celebró a lo largo y ancho del planeta el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. El objetivo de esta efeméride es concienciar a la gente de la necesidad de erradicar de una vez por todas una lacra, la violencia doméstica, que se pasea a menudo de manera extraordinariamente silente por la sociedad.

Las mujeres que son víctimas de este tristemente común tipo de violencia viven con el miedo de revelar al mundo el terror que hay agazapado en las cuatro paredes de su casa y deben a menudo lidiar solas con un problema que debería en realidad atañer a todos.

Con el último objetivo de colocar bajo los focos la violencia doméstica (cuyos crímenes son tildados a menudo, de manera a todas luces errónea, de pasionales) la marca griega de chocolate Lacta ha alumbrado un cortometraje que deja claro que este tipo de violencia poco o nada tiene que ver con el amor con el que algunos la emparentan.

Rubricado por la agencia Ogilvy Grecia y el director Argyris Papadimitropoulos, «Don’t Ever Leave Me» (así se llama el corto de Lacta) arranca como si fuera una película romántica. Sus protagonistas derrochan amor por todos los poros en una hermosa playa griega. Cierto es que el hombre dice algunas cosas que deberían hacer sonar las alarmas, pero que suenan inofensivas en el edulcorado contexto en que se abren paso. «Quiero que seas mías. Solo mía» o «Nadie te querrá como yo» son algunas de las frases que brotan de los labios de los protagonistas del cortometraje.

Si no visualizas correctamente el vídeo embedded, haz clic aquí

Después el argumento se vuelve mucho más sombrío y su metraje final se hace difícil de contemplar por su extraordinaria crudeza. «Esto no es amor», advierte el cortometraje al final, al tiempo que añade un subtítulo (muy atinado) al título que aparece sobreimpresionado en pantalla al principio: «Don’t Ever Leave Me (because I’ll hurt you).»

La violencia doméstica puede ser una experiencia insoportablemente solitaria para quien la padece. Incluso aquellas mujeres que se atreven a hablar sobre lo que sucede en su casa de puertas para adentro se topan de bruces con miradas preñadas de reproche y deben a hacer frente no pocas veces a preguntas como esta: «¿Por qué no le dejaste?».

«Don’t Ever Leave Me» pone de relieve una verdad realmente escalofriante: que intentar abandonar el hogar es un acto increíblemente valiente por parte de las mujeres que sufren violencia doméstica. Y aun habiendo abandonado con éxito el hogar, los 18 meses subsiguientes siguen siendo el periodo más peligroso para ellas.

El anuncio, que ha sido viral en Grecia y acumula más de un millón de visualizaciones en YouTube, concluye invitando al espectador a visitar la web de Diotima, una organización que ayuda a las mujeres a identificar los síntomas de los abusos físicos y psicológicos.

Temas

Ogilvy

 

eSports, podcast y la crisis de la verdad: el Mapa de Medios 2021 de Ymedia WinkAnteriorSigueinteMás de la mitad de los españoles emplea su tiempo con el móvil en 'hacer scroll' en redes sociales

Contenido patrocinado