líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

CUANDO LA PUBLICIDAD INSTITUCIONAL ES UNA FORMA DE POLÍTICA

Redacción

Escrito por Redacción

En política es tan fundamental hacer las cosas como comunicar de una forma llamativa que se están realizando, una dogma que llega al paroxismo cuando se traba de las obras públicas, que se anuncian con bombos y platillos para luego pasar a su ejecución.

Estos carteles que indican la envergadura de las reformas, su coste y su duración pululan por las grandes ciudades y pasan a ser parte del mobiliario urbano, debido al tiempo que tardan las obras en realizarse.

En la Comunidad de Madrid es norma desde los tiempos de Joaquín Leguina que las empresas que ha hacen con un proyecto también deben costear el monto del cartel que lo anuncie para informar a los ciudadanos.

El gobierno central actúa de una forma similar y estableció en el BOE que los beneficiarios de las ayudas estatales para proyectos de mejora deben remitir al ejecutivo fotos de los carteles que las anuncien.

También en Madrid, la forma de anunciarse del ayuntamiento es similar, ya que las promotoras están obligadas a pagar los carteles de las obras que realizan, lo que ha llevado a que se acuse al alcalde de «venderle a los ciudadanos» la misma reforma en más de una ocasión.

Este fenómeno, que es una forma de comunicación pública, queda en entredicho cuando su fin es propagandístico, es decir cuando antes de unas elecciones se colocan carteles que anuncian obras futuras, pero no incurre en ninguna irregularidad.

 

CÓMO DETERMINAR EL VALOR DE UNA IDEA EN PUBLICIDADAnteriorSigueinteAUDITORÍA A LAS AGENCIAS DE MEDIOS DE WPP EN ESPAÑA

Contenido patrocinado