Publicidad

Cuando la publicidad juega a ser "terrorista": el curioso caso de la marca de mochilas YakPak

A veces las marcas no dudan caer en el mal gusto con tal de acaparar todas las miradas con su publicidad. Que se lo digan, si no, a la marca de mochilas YakPak. Esta empresa estadounidense decidió apostar por un método cuando menos curioso para anunciar sus productos en Israel.

YakPak grabó un vídeo aparentemente casero protagonizado por unos jóvenes que deciden gastar una broma a la policía abandonando una mochila llena de pinturas de colores en una parada de autobús.

La policía cayó lógicamente en la trampa de los jóvenes y decidió detonar lo que todos creían que era una mochila cargada de explosivos. Sin embargo, y para su sorpresa, la detonación se convirtió en una explosión que tiñó de colores la parada de autobús en la que había sido abandonada la mochila.

El vídeo de la broma se propagó como la pólvora en internet hasta que poco después se descubría la verdad: todo era mentira. El vídeo era en realidad un viral prefabricado por la marca YakPak para promocionar sus mochilas en Israel.

Está claro que YakPak consiguió lo que pretendía con este anuncio: dar que hablar y dar a conocer su marca. Pero, ¿valen todos los medios para conseguir el fin? ¿Es lícito hacer bromas con algo tan serio como el terrorismo con tal de vender mochilas?

Te recomendamos
En otras webs

reportaje atresmedia

Atresmedia

back to mk

beon

Reportaje Manifiesto

Compartir