Publicidad

Cuando la publicidad olímpica se vuelve gamberra

¿Qué sucedería si, de repente, ante un evento publicitario de la magnitud de los Juegos Olímpicos de Londres, las marcas y las agencias se volvieran gamberras y apostaran por publicidad totalmente irreverente y de mal gusto? El portal británico de marketing y publicidad The Drum ha querido responder a esta pregunta y ha convocado para ello el concurso "The Drum Fauxlympics", en el que ha invitado a agencias y a publicitarios a poner a prueba su creatividad más gamberra al servicio de las Olimpiadas.

En este inusitado certamen publicitario, The Drum ha establecido cuatro categorías diferentes: el sprint (campañas de marketing de guerrilla que serían retiradas tan rápido como Usain Bolt en correr los 100 metros), el salto de longitud (anuncios que probablemente serían permitidos o probablemente no), las vallas (anuncios que se las arreglarían para jugar al despiste con los censores), y el salto de altura (anuncios divertidos que rompen todas las reglas).

Tras haberse sometido al escrutinio de los internautas en Facebook y también de John Jessup, presidente del certamen Chip Shop Awards y creativo de Leo Burnett, que tenido la última palabra sobre la campaña merecedora del gran premio “The Golden Chip”, ya hay anuncios ganadores en “The Drum Fauxlympics”. A continuación, se los mostramos:

Te recomendamos

A3

FOA

Recopilatorio

Mundial

Compartir