Publicidad

Cuando la publicidad olímpica se vuelve gamberra

Cuando la publicidad olímpica se vuelve gamberra¿Qué sucedería si, de repente, ante un evento publicitario de la magnitud de los Juegos Olímpicos de Londres, las marcas y las agencias se volvieran gamberras y apostaran por publicidad totalmente irreverente y de mal gusto? El portal británico de marketing y publicidad The Drum ha querido responder a esta pregunta y ha convocado para ello el concurso “The Drum Fauxlympics”, en el que ha invitado a agencias y a publicitarios a poner a prueba su creatividad más gamberra al servicio de las Olimpiadas.

En este inusitado certamen publicitario, The Drum ha establecido cuatro categorías diferentes: el sprint (campañas de marketing de guerrilla que serían retiradas tan rápido como Usain Bolt en correr los 100 metros), el salto de longitud (anuncios que probablemente serían permitidos o probablemente no), las vallas (anuncios que se las arreglarían para jugar al despiste con los censores), y el salto de altura (anuncios divertidos que rompen todas las reglas).

Tras haberse sometido al escrutinio de los internautas en Facebook y también de John Jessup, presidente del certamen Chip Shop Awards y creativo de Leo Burnett, que tenido la última palabra sobre la campaña merecedora del gran premio “The Golden Chip”, ya hay anuncios ganadores en “The Drum Fauxlympics”. A continuación, se los mostramos:

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir