líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las redes sociales protagonizan la última columna de Bob Hoffman

Sobre verdades, injusticias y corrupción: así es la última crítica de Bob Hoffman a las redes sociales

Berta Jiménez

Escrito por Berta Jiménez

El creador de 'The Ad Contrarian' reprocha a los grandes magnates de las redes sociales sus intereses ocultos, que merman la transparencia y la búsqueda de verdad.

Las afiladas garras de Bob Hoffman siempre se hacen notar. Cuando el experto en marketing lanza algún dardo a la industria (o a sus profesionales) no suele pasar desapercibido. En su último artículo publicado en su conocida newsletter The Ad Contrarian, Hoffman inició un debate en torno a las redes sociales y sus entresijos legales.

Según apunta, todos los medios y plataformas en Estados Unidos están protegidas de acciones legales por una ley que establece que los editores de Internet no pueden ser considerados responsables de las mentiras o la desinformación producida por otras personas y publicada en sus sitios.

No obstante, explica que las redes sociales utilizan algoritmos para «promover ciertas publicaciones a ciertas personas» con el fin de aumentar su tiempo en la plataforma y así aumentar sus ingresos.

Es decir, por muy posicionadas que estén a favor de luchar contra la desinformación y muchos mecanismos que tengan contra las fake news, las redes sociales son, ante todo, empresas. Por ello, su principal cometido es hacer crecer su negocio, no defender la verdad, como apunta Bob Hoffman.  

Musk, Trump y sus respectivos intereses en las redes sociales

El experto habla también de Elon Musk y Donald Trump, dos figuras que mucho tienen que ver con la desinformación, los negocios y las redes sociales. Según apunta Forbes, el dueño de Tesla y SpaceX ha perdido 100.000 millones de dólares en el último año. «Si sigue a este ritmo, en unos años puede quedar en 10 o 12 mil millones de dólares. Más vale que el estúpido bastardo despierte«, señala el creador de The Ad Contrarian.

Del ex presidente de Estados Unidos Donald Trump, que también ha sido objeto de burla, ha dicho que «no reconocería la verdad ni aunque se le sentara en la cara» y ha añadido que «se llevó otro gran golpe» por el fracaso de su red social, Truth.

De hecho, un socio de Truth Social, Will Wilkerson, denunció que la plataforma utilizó «tergiversaciones fraudulentas«, una noticia que ha pasado desapercibida porque se enmarca en el «mundo corrupto» del magnate.

Twitter, en apuros por no respetar la privacidad

Y continuando con el asunto de las plataformas sociales, Hoffman relata que parece que poseer una es un «símbolo de estatus entre los mayores ególatras bocazas del mundo». El último de ellos es Kanye West, que ha acordado la compra de Parler, una plataforma muy utilizada por los «genios» que planearon los disturbios del 6 de enero en Washington (EEUU), recuerda el Hoffman.

Como se explica en la columna, Twitter ha sido objeto de una demanda colectiva en la que se le acusa de pedir las direcciones de correo electrónico y los números de teléfono de los usuarios por motivos de seguridad y que luego utilizar esa información para la segmentación publicitaria.

Lo que está claro para el siempre crítico Hoffman es que las plataformas sociales no son siempre lo que parecen y esconden infinitos secretos, principalmente en lo referente a monetización, privacidad y transparencia. «Si siguen así, esto de las redes sociales va a tener mala fama«, zanja el experto.

 

La libertad, las ideas y el "mejor" talento: los pilares de This is Libre según sus fundadoresAnteriorSigueinte78% de las mujeres jóvenes elige a los músicos como su categoría preferida

Contenido patrocinado