Publicidad

David Droga (Droga5): "El 90% de la publicidad es chatarra"

David Droga (Droga5): "El 90% de la publicidad es chatarra"Tiene apenas siete años de vida, pero Droga5, la “criatura” de David Droga, está ya dando muchas alegrías a su “padre”. De hecho, y de la mano de su “hija” Droga5, David Droga se ha ganado un puesto de honor en la lista de creativos más laureados en la historia de Cannes Lions, la “crème de la crème” de los festivales publicitarios. ¿Cómo digiere esta hazaña un creativo que al fin y al cabo tiene sólo 44 años? “A pesar de los éxitos y los premios soy en la misma persona que cuando tenía 18 años. Pienso detenidamente en qué será lo próximo y busco constantemente nuevos desafíos. Esta inquietud interna se remonta a mi juventud, cuando siendo el más pequeño de cinco hermanos y el único sin titulación universitaria tuve que demostrarles que tomé la decisión correcta cuando decidí embarcarme en el mundo de la publicidad”, confiesa Droga en una entrevista concedida a la revista W&V.

¿Y cuál es la clave para triunfar en la industria publicitaria? David Droga lo tiene claro: la innovación. Desde su punto de vista, de nada sirve aferrarse al pasado e intentar reeditar viejos éxitos mediante la repetición. En realidad, “es muy peligroso rescatar recetas que en su día tuvieron éxito. Yo no tengo miedo de los errores sino de las repeticiones. Los creativos deben ser líderes de opinión e imitar las tendencias que tienen lugar aquí y ahora. No se trata de poner un nuevo envoltorio a lo viejo y presentar ideas prefabricadas”, subraya Droga.

“Como creativos debemos estar cambiando constantemente para seguir siendo relevantes. Nadie quiere mantener siempre la misma conversación cuando come con alguien. Las mejores conversaciones son originales, sorprendentes e interesantes. Y eso se consigue mediante la creatividad”, recalca Droga.

No obstante, y a pesar de la importancia que las innovaciones tienen en el trabajo diario de Droga5, tales innovaciones se apoyan siempre en una estrategia. “Las estrategias tienen para nosotros muchísima importancia. Prestamos mucha atención a las tendencias y los temas que preocupan al consumidor. En la relación entre marcas y consumidores se esconde muy a menudo mucho valor estratégico”, señala. En Droga5 “no valoramos las ideas en función de si nos gustan personalmente o de si son o no creativas, sino en función de si tienen o no efectos a corto y largo plazo”, añade. “En el pasado las ideas debían ser simplemente creativas y llamar la atención. Hoy deben funcionar en un contexto más amplio y estar fundamentadas en estrategias”, destaca.

Pese a su “alergia” al pasado, Droga confiesa ser fan de la serie televisiva Mad Men, ambientada en la industria publicitaria en los años 60, aunque no considera que sus protagonistas sean ni mucho menos ejemplos a seguir, al menos publicitariamente hablando. “Me gustan todos sus personajes. A mí también me gustaría sentarme en el escritorio y fumar y aprovechar las pausas del mediodía para beber whisky y martinis. Una jornada laboral como la retratada en Mad Men sería genial, pero probablemente también muy poco productiva. El fantástico estilo de vida de Don Draper y sus colegas es posiblemente la razón por la que la industria publicitaria anda tan de capa caída desde la era de Man Men”, indica.

Pero, ¿a qué se debe esa pérdida de estatus de la publicidad? Los publicitarios de la era de Mad Men “creaban procesos y no tanto ideas”, dice. “Los grandes holdings publicitarios y las redes de agencias no surgieron para mejorar el output creativo de sus clientes sino para generar dinero. Las ideas estaban entonces ahogadas por los resultados trimestrales de las empresas. Eso no quiere decir, sin embargo, que las pequeñas agencias sean buenas y las grandes agencias sean malas. Hay ejemplos positivos y negativos en ambas formas de hacer publicidad”, añade.

De hecho, Droga ha estado vinculado durante mucho tiempo a grandes agencias como Publicis y Saatchi & Saatchi. “Tuve la suerte de embarcarme muy pronto en el universo de las redes de agencias. Sin embargo, cuando con 33 años fui nombrado director creativo global de Publicis, me encontré atrapado en un papel en el que formulaba principios creativos que apenas podía después poner en práctica. La mayor parte de redes de agencias se apoyan en reglas y en misiones muy válidas, pero no pueden convertirlas en realidad debido a su historia, su estructura y su tamaño”, dice.

Pese que muchos se empeñan en retratar la época de Mad Men como la edad dorada de la publicidad, Droga cree que lo mejor de la publicidad está aún por venir. “Me parece estupendo que la serie Mad Men haya colocado la publicidad en el mapa y que gracias a ella la gente hable más sobre esta industria. Lo que me disgusta es que la serie retrate los años 50 y 60 como la edad dorada de la publicidad. Sobre todo teniendo en cuenta que la publicidad vive hoy un periodo fascinante. Ahora no nos vestimos tan elegantemente como entonces, pero las posibilidades que hoy tenemos en nuestras manos son casi infinitas. La publicidad actual es mejor y más importante de que habitualmente se piensa”, subraya.

Si la publicidad vive uno de sus mejores momentos, ¿por qué tiene entonces tan mala “prensa”? La principal razón para ello es que “el 90% de la publicidad es chatarra”. “Se genera basura publicitaria cuando los clientes y las agencias tratan al cliente como un idiota y no se interesan por sus necesidades sino que intentan manipularle”, dice. Un ejemplo de chatarra publicitaria es la publicidad que hace, por ejemplo, para la Super Bowl. Se trata de publicidad que trata de ser graciosa a toda costa, pero que en realidad no tiene en cuenta las necesidades del consumidor. “A veces, y por mucho que nos cueste, hay que tirar a la basuras ideas divertidas cuando no son realmente relevantes para el consumidor”, sentencia.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir