Publicidad

Una gigantesca media de Navidad protagoniza este spot de TK Maxx

En este delirante spot una larguísima media de Navidad deja escapar eructos en forma de regalos

La cadena británica de grandes almacenes TK Maxx convierte en protagonista de su nueva campaña navideña a una extravagante media que "eructa" regalos.

mediaEn Reino Unido la publicidad navideña es toda una institución para las anunciantes, que cuando llega este época del año dan alas a la emoción (teñida a veces de cursilería) para lograr que sus clientes abran de par en par la cartera (al calor del consumismo emanado de la Navidad).

Aun así, y en medio de tantísimo almíbar, hay una marca, la cadena de grandes almacenes TK Maxx, que apuesta deliberadamente por la irreverencia en su nada entrañable publicidad navideña.

Si el año pasado TK Maxx convertía a una familia entonando a capela el mítico tema “Misirlou” de Pulp Fiction en protagonista de su campaña navideña, este año la compañía se ha sacado de la chistera otro anuncio igualmente delirante y protagonizado en esta ocasión por una gigantesca media de Navidad que “eructa” (literalmente) regalos.

El objetivo de tan singular campaña de publicidad es dar cuenta de una activación (100% real) del retailer británico. TK Maxx ha escondido un número limitado de “medias interminables ” en sus tiendas y aquellos que se topen de bruces con ellas tendrán oportunidad de ser agasajados con regalos durante todo el año (y no sólo durante la Navidad).

Creado por la agencia Wieden + Kennedy Londres y dirigido por Nick Ball (de la productor Blink), el spot que constituye el eje central de la nueva campaña de TK Maxx vuelve a estar protagonizado (como en años anteriores) por la voz en off del intérprete británico Bill Nighy.

El anuncio muestra una enorme media de Navidad cobrando vida cuando una afortunada clienta de TK Maxx la encuentra agazapada entre las estanterías de los grandes almacenes. Cuando la mujer llega a casa, la media comienza a “eructar” regalos para toda su familia (y hacerlo de manera escalonada para que la alegría se prolongue durante todo el año).

La media de marras acompaña incluso a los niños al colegio, va con ellos a la playa y da también buena cuenta de sus increíbles y mágicos eructos en la ducha.

Cuando llega la medianoche de la Navidad del año siguiente, la media desaparece por la chimenea de la casa de la familia donde ha recalado, y como si fuera ET, su silueta aparece recortada contra la Luna (para disgusto de sus propietarios, lamentablemente temporales).

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir