Publicidad

Después de años y años idolatrando la juventud, la publicidad se llena de canas y arrugas

publicidadEn el universo publicitario hay en realidad muy pocas reglas, pero hay una de ellas a la que los anunciantes se han agarrado siempre como un clavo ardiendo, la de que todo el foco hay ponerlo en los consumidores de entre 14 y 49 años. ¿La justificación? Que los menores de 14 años no tienen dinero para gastar y que los que rebasan la barrera de los 49 años tienen dinero, sí, pero son demasiado “viejos” para cambiar sus hábitos de compra.

Los "marketeros" andan últimamente obsesionados con los millennials y no quieren mirar más allá de este grupo de edad. "Son muchos los que temen que su marca deje de ser cool si se dirigen a consumidores de más edad", explica Kirsty Fuller, presidenta de la agencia Flamingo, en declaraciones al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung. Este temor es, sin embargo, totalmente infundado. Las marcas deben tener en mente a todos los consumidores potenciales y entre esos consumidores potenciales hay también personas mayores de 50 años, añade Fuller.

Afortunadamente hay marcas que se están curando poco a poco de su alergia a los “maduritos” en la publicidad. Es el caso de la firma francesa de moda Céline, que para la campaña de la temporada primavera-verano ha apostado por modelos de todas las edades, incluida la escritora estadounidense Joan Didion, que acaba de celebrar su 80º aniversario. En la campaña Didion luce orgullosa sus canas y sus arrugas, que no han pasado en ningún momento por Photoshop.

publi1

Otras marcas que se están arrojando en brazos de las modelos “maduritas” son Yves Saint Laurent, que se anuncia de la mano de la cantante canadiense Joni Mitchell, de 71 años, y Marc Jacobs, que tiene a Cher, de 69 años, en su portfolio de modelos.

publi2 publi3

También la firma italiana de deportivas de lujo Buscemi se ha colgado del brazo del octogenario Quincy Jones en su publicidad, mientras que la marca de bolsos Kate Spade ha hecho lo propio con Iris Apfel, todo un icono del estilo con 93 años de edad.

publi5 publi4

Incluso H&M, que debe en gran parte su éxito a los millennials, ha confiado en Daphne Selfe, una modelo de 86 años, como rostro de su marca &Other Stories.

publi6

La industria de la moda se está dejando querer poco a poco por los consumidores mayores de 50 años, pero ¿qué hay de otros sectores? Que se están haciendo más los “remolones” y lo cierto es que tienen muchas razones para apostar por los “maduritos” en su publicidad. Apple, por ejemplo, haría bien tendiendo la mano a los consumidores maduros. No en vano, en Estados Unidos el 40% de quienes compran ordenadores de la empresa de la manzana tiene más de 50 años.

Y es que, lejos de lo que piensan algunas marcas, los “baby boomers” son una auténtica mina de oro y se entregan tanto o más que los millennials al consumismo.

Florian Haller, director de la agencia alemana Serviceplan, lo tiene claro. “El público objetivo de entre 14 y 49 años está muerto”, asegura. “La idea de que las preferencias de marca toman forma a los 20 años es una soberana tontería”, añade.

¿Por qué muestra entonces la publicidad semejante idolatría hacia los jóvenes? En parte porque la mayor parte de quienes trabajan en las agencias de publicidad tienen entre 20 y 30 años. “La obsesión de la agencias con los millennials tiene mucho que ver con la edad media de sus trabajadores”, subraya Fuller.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir