Publicidad

Las marcas apuestan por la poesía como nuevo mensaje publicitario

Donde esté un buen verso, que se quite el copy: las marcas triunfan con la lírica

Donde esté un buen verso, que se quite el copy: las marcas triunfan con la líricaLa diversificación de canales y formatos que se ha dado en la industria en las últimas décadas ha dado lugar a una nueva realidad en la que las marcas tienen la oportunidad de lanzar cada vez más mensajes, de muy diferentes formas y para públicos muy específicos.

Sin embargo, este entorno omnichannel también eleva el nivel de exigencia en lo que a calidad publicitaria respecta. Y es que, si los consumidores están ahora más expuestos que nunca a la comunicación de las marcas, también tienen herramientas a su alcance para alejarse de ellas y, por lo que parece, están más que dispuestos a usarlas.

El auge en el uso los ad blockers da buena cuenta del hartazgo de los usuarios. La saturación publicitaria es real y ponerle remedio está en manos de las propias marcas que deben buscar nuevas maneras de impactar y sorprender con su creatividad.

Los tradicionales copys publicitarios han dejado de surtir efecto hasta tal punto que los consumidores están completamente inmunizados a ellos. Detectan la publicidad al segundo y la saltan automáticamente.

Para solucionar este problema son cada vez más las compañías que apuestan por un mensaje que conecte directamente con el consumidor, con su cultura y su estilo de vida, es decir, por la poesía.

La lírica se ha hecho un hueco poco a poco en la industria de la mano de marcas grandes y pequeñas que han sabido escuchar, entender y dar respuesta a las necesidades de los consumidores que exigen a las marcas un contenido de valor.

Una de las últimas en poner en marcha esta estrategia fue Coca-Cola en su anuncio de la Super Bowl en el que reivindicaba y celebraba la diversidad, la unicidad y la inclusión a través de un poema escrito por un copywriter de la agencia Wieden+Kennedy Portland.

Pero la marca de refrescos no ha sido la única en convertir la poesía en su claim publicitario. Si nos remontamos al año 2011, ya entonces la agencia Grey creó una pieza para Sony en la que se entremezcla el romanticismo y la poesía con la voz de Leonard Cohen como hilo conductor.

En 2014 fue Amnistía Internacional quien quiso demostrar que la poesía no solo sirve para expresar el amor, sino también la injusticia. Por ello, la campaña “Poemas de horror” busca agitar conciencias sobre la tortura a golpe de verso.

Donde esté un buen verso, que se quite el copy: las marcas triunfan con la lírica Donde esté un buen verso, que se quite el copy: las marcas triunfan con la lírica

La agencia Sra. Rushmore fue de las pioneras en impulsar la poesía como reclamo publicitario en nuestro país. Lo hizo el pasado año con la campaña “Saber Volar” para ING y con la que quiso reflejar la emoción que une a los clientes con la entidad.

Se suman a esta lista otras compañías como Under Armour que lanzó una campaña que, a través de la poesía contaba las historias de varios atletas con motivo de los Juegos Olímpicos de Río.

Tampoco A&E dejó pasar la ocasión para destacar las bondades de los ciudadanos americanos y hacer un canto a la libertad, a la fidelidad a uno mismo y, en definitiva, a la vida.

La poesía se ha convertido en un potente vehículo de comunicación para las marcas que, en la era de la transparencia, están dispuestas a desnudarse ante el público, a hablarle de tú a tú a través de un género que, a pesar de lo que se pueda creer, triunfa cada vez más entre los jóvenes.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir