Publicidad

Dos pesos pesados de la publicidad, Oliviero Toscani y Lluís Bassat, se ven las caras en el "ring": ¿quién gana el combate?

Esta mañana el fotógrafo Oliviero Toscani acompañado por el publicista Lluís Bassat ha cautivado la atención de los más de ciento setenta empresarios que se han dado cita en un nuevo face to face de la plataforma de debate Cornellà Creació. Ante este foro se ha puesto de manifiesto la gran valía como profesionales cada uno de ellos en su faceta. Para Oliviero Toscani todo es
comunicación y se pregunta donde la comunicación empieza a ser publicidad, por él no hay ninguna diferencia. Bassat, publicista de prestigio con una dilatada experiencia repleta de éxitos, defiende el trabajo publicitario y sentencia que lo importante no es lo que dices sino lo que otros entienden. Toscani se describe como fotógrafo, Bassat como publicista, los dos, grandes comunicadores.

Toscani, reconocido por campañas publicitarias que han hecho historia para marcas como Benetton, Esprit, Valentino, Chanel o Fiorucci. Además, ha trabajado como fotógrafo de moda para revistas como Elle, Vogue, GQ, Harper’s, Esquire y Stern, entre otras. Junto con La Regione Toscana está creando las nuevas instalaciones de investigación de la comunicación moderna denominadas ‘La Sterpia’. Bassat es seguidor fiel de nuestro foro. Ponente en nuestra primera edición y presentador oficial de la temporada del Cornellà Creació 2010-2011, el galardonado como Mejor Publicista español del siglo XX ha vuelto para compartir, en esta ocasión, escenario con Oliviero Toscani.

“La comunicación publicitaria”

Bajo este título y examinando la reflexión de nuestros participantes de hoy, se deja entrever dos formas de pensamiento y dos maneras de hacer en torno la comunicación publicitaria. Los dos han reflexionado sobre la creatividad, la publicidad, la comunicación y los consumidores. Para Toscani, los consumidores son todos diferentes, no hay un individuo igual que otro. Para Bassat, todos somos diferentes pero coincidimos en gustos, opiniones, pensamientos.. y afirma: la publicidad no existiría si todos los consumidores fueran diferentes.

Por otro lado, para Toscani todo es comunicación y ha hablado de su relación con el poder, el poder necesita la comunicación para imponerse, confirma. Toscani añade que la búsqueda del consenso conduce directamente a la mediocridad y la mediocridad siempre es estúpida. Bassat se ha mostrado en desacuerdo y añade que hoy en día, muchas veces el consumidor sabe más que el propio vendedor. Bassat asegura que lo importante no es el que dices sino lo que otros entienden. Para Toscani, la publicidad es la víctima. El miedo al fracaso siempre produce la mediocridad puesto que la solución escogida siempre será la de menor riesgo y la más banal.

Sin duda un verdadero face to face entre este dos grandes valores del mundo de la imagen, la comunicación y la publicidad.

Nota de prensa

Te recomendamos

A3

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir