Publicidad

El 57% de los expertos europeos considera que la gestión de la marca España es "mala" o "muy mala"

La agencia Cohn & Wolfe, dedicada a la creación estratégica de relaciones públicas para la construcción y protección de marca, ha realizado un estudio sobre la marca España para el que ha contado con expertos de comunicación del ámbito europeo.

La gestión de imagen y comunicación de un país es crucial y debería ser un factor de alta prioridad más aún si cabe ahora para España dada la situación de crisis.

A raíz de la encuesta realizada por Cohn & Wolfe, en la que han participado más de 100 expertos de todas las zonas de la Unión Europea, se ha determinado que la gestión de la imagen de España es “mala” o “muy mala”, según la opinión del 57% de los encuestados.

Por su parte, países como Francia o Alemania proyectan una imagen mejor de la realidad que se vive en el país para el 32% de los participantes en el caso de Francia y para el 39% en Alemania. La imagen parece más realista en España, ya que para el 44% de los expertos se ajusta a la realidad, aunque un 39% la considera una imagen “mala”, mientras que el 17% la califica de “muy mala”.

La directora general de Cohn & Wolfe, Almudena Alonso, en consonancia con la opinión de la mayoría de los profesionales que han colaborado en el estudio, señala que “si bien es cierto que la imagen que proyecta un país no determina su situación económica, sí que puede influir muy positivamente en el estado de bienestar”. Para el 98% de los expertos, una adecuada estrategia de comunicación ayudaría a mejorar la situación que vive España.

Del estudio también se ha extraído la siguiente conclusión: la buena percepción que se tiene de la cultura del ocio de España choca con la mala imagen de la cultura del trabajo. Aspectos como la gastronomía, el deporte, el turismo e incluso la personalidad tienen una gran acogida mientras que los aspectos relacionados con el trabajo y la economía no se ven con buenos ojos.

Concretamente, la explotación del concepto de liderazgo en turismo ha sido un éxito para el 71% de los encuestados, y lo mismo sucede en el caso de la gastronomía según la opinión del 42%. Sin embargo, también se asocian elementos negativos como la siesta, la fiesta o el hecho de ser un destino turístico barato y masificado. Esto se traduce como que muchos querrían pasar una noche de fiesta con los españoles, pero les tendrían en cuenta para contratarles.

No obstante, el desempleo, la corrupción, la falta de formación y la debilidad económica se configuran como los pilares de una debilitada marca España.

La agencia Cohn & Wolfe ha puesto de manifiesto que España debería abandonar la exportación de conceptos como la siesta o la fiesta, que en ocasiones se asocian a la falta de competitividad y profesionalidad laborales, para potenciar otros valores como la calidad.

Según el 47% los encuestados, España debería reforzar su imagen principalmente en las áreas de competitividad, mientras que el 42% señaló la cultura y la investigación y el desarrollo como elementos para impulsar la marca España.

“Aprovechemos nuestro liderazgo en el ámbito deportivo, pero gestionándolo, desde el punto de vista comunicativo, como ejemplo de constancia, perseverancia y esfuerzo que pueda extrapolarse a otros ámbitos como el profesional”, afirma Alonso. “De la misma manera, si queremos llevar a cabo una correcta estrategia de comunicación de la marca España, potenciemos nuestra gastronomía, pero desde la perspectiva de productos de calidad y procesos innovadores con una visión de negocio y proyección que repercuta en el crecimiento empresarial”.

Te recomendamos
En otras webs

panda

back to mk

beon

Reportaje Indigitall

Compartir