Publicidad

Las mujeres son la asignatura pendiente de la publicidad

El 85% de las mujeres no se sienten representadas en la publicidad

Un estudio de Kantar revela que, a pesar de que se han producido avances en el terreno de la representación de la mujer en la publicidad, este grupo todavía no se siente identificada con los roles que aparecen en los mensajes de las marcas.

No. Ni todas las mujeres quieren casarse, ni todas quieren tener hijos, ni todas están preocupadas por no tener arrugas, celulitis o enfundarse en una talla 36. La realidad de las féminas es mucho más compleja y diversa de lo que las marcas han reflejado a lo largo del último medio siglo.

Este sector de la población ha sido infravalorado, relegado a un segundo plano y mostrado en las campañas como un estereotipo anticuado que no se asemeja ni en lo más mínimo a su vida, a sus prioridades o a sus intereses y deseos.

Y los datos no hacen más que confirmar que, a pesar de que a raíz del empoderamiento femenino surgido con el movimiento #MeToo ha concienciado a las marcas en este sentido, la realidad sigue sin plasmarse en la publicidad.

Según el estudio “What Women Want?” de Kantar, esta falta de identificación hace perder a las marcas enormes oportunidades para conectar con el público y generar ingresos. Tal rechazo genera el estereotipo en las mujeres que dos tercios de ellas señalan que saltarían este tipo de anuncios y el 85% coincide en que el cine y la publicidad representan mal a la mujer real.

A la hora de buscar el equilibrio entre públicos, parece que marcas como Amazon, Boots y Dove generan tanta atracción en hombres como en mujeres, aunque estas se sienten más cercanas a marcas asociadas a las compras del día a día, como la belleza y la ropa.

La asignatura pendiente de las compañías reside en la creación de autoestima, aunque la mayoría aprueban en lo que respecta a reforzarla. Por ello, el estudio destaca 5 aspectos que ayudan a lograrlo como la autonomía financiera, la libertad de pensamiento y expresión, la autonomía sexual y corporal, la accesibilidad/visibilidad y las conexiones y redes sociales.

Más concretamente es la autonomía sexual y corporal el elemento que más contribuye a la autoestima de las mujeres (27%) a diferencia de los hombres que consideran la autonomía financiera el factor más relevante (22%).

Sin embargo, cuando se les pregunta por ella, un tercio la califica como "por debajo de la media". Una diferencia significativa con respecto a los hombres y es que, el 38% de ellos sienten que su nivel de autoestima es superior al de la media.

Así, la brecha sigue siendo evidente y, a pesar de que el 55% de hombres y mujeres cree que movimientos como #MeToo han hecho de la igualdad de género un asunto importante, solo el 37% de las mujeres y el 43% de los hombres piensan que la igualdad de género ha mejorado con respecto a hace un año.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir