Publicidad

El "ad blocking" ha echado sus zarpas en la cultura pop (y eso es una mala noticia)

adblockingLos entresijos del mercado publicitario online no se cuelan habitualmente en el universo de la cultura popular (pecan quizás de excesivamente "aburridos").

Sin embargo, en los últimos meses la conversación en torno a los cada vez más omnipresentes "ad blockers" se ha convertido en "mainstream". Tanto que el "ad blocking" se las ingeniado para abrirse paso en la célebre serie de animación South Park, en el programa del popular locutor estadounidense de radio Howard Stern y en múltiples espacios televisivos al otro lado del charco.

El boom de los “ad blockers” ha coincidido en el tiempo con la creciente frustración del usuario en la red de redes, donde tiene que enfrentarse no sólo a empresas que ya ni siquiera se toman la molestia de disimular que son unas “espías” en toda regla sino también a anuncios rematadamente malos.

Hartos de tanta publicidad online, los internautas se han arrojado con entusiasmo en brazos de los “ad blockers”. Y su “romance” con estos programas para bloquear anuncios online ha terminado por verse reflejado en el universo de la cultura pop.

En los últimos episodios de South Park, que lleva emitiéndose desde 1997 en la cadena estadounidense de televisión Comedy Central, Jimmy, uno de los personajes de la celebérrima serie de animación, desarrolla la extraña habilidad de distinguir el contenido editorial de la publicidad.

A continuación, un hombre le dice al bueno de Jimmy que los anuncios online tuvieron que adaptarse después de que los humanos tuvieran a bien crear los “ad blockers”. “¿Y si te dijera que los anuncios se han hecho más listos que todos nosotros y que manipulan todo lo que hacemos”, le espeta este personaje a Jimmy. Los anuncios online se adaptaron y “se disfrazaron como noticias para sobrevivir” después de que los humanos crearan los “ad blockers”, añade.

Muchos espectadores se habrán visto probablemente reflejados en la situación planteada por South Park. Al fin y al cabo, la publicidad nativa, destinada a convertirse en el recambio natural de la irritante publicidad display, es cada vez más omnipresente (e indistinguible el contenido editorial).

Y contra la engañosa publicidad nativa, no hay “ad blocker” que valga (por ahora).

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir