Publicidad

El apagón durante la #SuperBowl preocupa a los anunciantes por la pérdida de audiencia

Ayer se vivió uno de los momentos más extraños de la historia de la Super Bowl, y probablemente uno de los más complicados para los anunciantes desde que la Super Bowl XXV se emitió en 1991 durante la Guerra del Golfo.

En el tercer cuarto del partido, y poco después de que terminara la espectacular actuación de Beyoncé, la mitad de los focos del estadio Mercedes Benz Super Dome de Nueva Orleans se apagaron, lo que obligó a suspender el partido durante 34 minutos. Un interludio durante el cual la CBS dejó de emitir anuncios de anunciantes de la Super Bowl, decantándose por rellenar las pausas con promos de sus propios programas. Más tarde, cuando el partido se reanudó, la cadena emitió una pausa publicitaria con anuncios de Bud Light o Subway.

Inevitablemente, el suceso preocupó a los anunciantes mientras entre los aficionados a la publicidad la especulación no se hizo esperar. Dudaban de que el apagón no hubiera tenido consecuencias sobre las tasas de audiencia durante el resto del partido, o planteaban que los anunciantes que habían pagado por espacios en el último cuarto o en el final del partido se enfadarían o, peor aún, pedirían una compensación.

Marcas como Coca-Cola o SodaStream no debieron pasarlo bien durante el apagón. El gigante de los refrescos contaba con un spot después del partido con el que concluir la historia que ya presentó en el segundo cuarto. Por otro lado, SodaStream, que se estrenaba este año, tenía previsto un spot en el último cuarto que ridiculizaba a la industria de los refrescos.

Mientras, otros anunciantes aprovecharon el apagón para aumentar el alcance de sus anuncios ya emitidos. Audi tuiteó: “enviando algunos LEDS al Sueprdome @MBUSA ahora mismo”. Oreo en cambio publicó una foto en Twitter en la que contaba lo divertido que era mojar la galleta a oscuras, y Tide comentó: “No podemos arreglar el #blackout (apagón), pero podemos limpiar vuestras manchas”.

Todavía no está claro qué tipo de recompensas recibirán los anunciantes perjudicados. Por contrato, la CBS está obligada a emitir los anuncios en un momento específico del partido, pero lo cierto es que una vez solucionado el incidente eléctrico la emisión siguió como estaba previsto. Además, la cadena no tiene una forma sencilla de ofrecer una compensación o inventario extra que compense la caída de audiencia, ya que el número de espectadores de la Super Bowl es tan enorme que la cadena se vería obligada a emitir un mismo anuncio una y otra vez para poder alcanzar una audiencia similar.

Te recomendamos
En otras webs

ICEMD

FLUGE

Hotwire

A3Media

Recopilatorio

Compartir