Publicidad

El cine como medio publicitario

El crecimiento de la publicidad en el cine supera al resto de medios tradicionales

A pesar del auge de los servicios de entretenimiento en el hogar como Netflix, el cine se sitúa como el segundo medio publicitario en cuanto a crecimiento en el último año, superado únicamente por Internet.

Cine

El cine se coloca como el segundo medio con más crecimiento en 2018, detrás del todopoderoso internet. Según las estimaciones de WARC, se espera que el mercado publicitario en cine alcance un valor de 4.600 millones de dólares este año, lo que representa un aumento del 6,8%. Este dato supera al pronóstico de crecimiento de todos los medios, que se sitúa en un 4,6% para 2019.

En cuanto al gasto publicitario en cine, se espera que se mantenga estable durante 2019, aunque con un tímido 0,7%. Se sitúa entonces, junto a internet, como el único medio que no pierde participación. Cabe destacar, según informa la firma, que la participación del cine en el gasto publicitario global se ha reducido solo dos veces desde 1980 (en 1994 y 2013) y el crecimiento en la inversión publicitaria del cine ha estado por delante de otros medios tradicionales desde 1981, y de manera constante desde 2014.

Por zonas, WARC destaca que en Europa los anunciantes gastan 1,6 veces más por cada entrada que en EE. UU., con Reino Unido al frente, cuyo gasto por entrada ha aumentado de 0,18 a 1,43 libras desde 1980. A pesar de que el 46% de los consumidores en este país afirman que Netflix es su primera opción para ver películas, según datos de GlobalWebIndex, el año pasado se registraron 177 millones de entradas.

China, a la cabeza de la inversión publicitaria en cine

Por su parte, China se constituye como el mayor mercado de publicidad en cine, con un gasto esperado para este año de 1.800 millones de dólares. Además, China ha representado el 74.9% del crecimiento global en el gasto publicitario en cine desde 2015, en promedio, y se espera que contribuya con un 87.4% al crecimiento del cine mundial este año. En Estados Unidos, el cine registra un escaso 0,4% de los presupuestos publicitarios, a pesar de ser en segundo mercado cinematográfico más grande del mundo, con un valor proyectado de 735 millones de dólares para este año.

Entre las virtudes del cine se encuentran la presencia de un público atento, un entorno seguro para la marca, la visualización en alta calidad y la atmósfera emocional. De hecho, una investigación realizada por Ebiquity revela que el cine supera a todos los demás medios en la activación de una respuesta emocional. Sin embargo, el medio obtiene la puntuación más baja al aumentar el ROI de la campaña, maximizar el alcance de la campaña y generar ventas a corto plazo.

Por otro lado, el cine es un medio perfecto para conectar con un público más joven y de mayor poder adquisitivo que la televisión.

Los servicios de streaming, al acecho

Tal y como señala la Motion Picture Association of America (MPAA), el año pasado los consumidores gastaron más en entretenimiento en el hogar, con suscripciones a servicios como Netflix, que en el cine a nivel mundial (42.600 versus 41.100 millones de dólares). La suscripción a Netflix le costará al consumidor estadounidense 113,16 dólares, frente a los 45,55 dólares que gastará de promedio en el cine. No obstante, esta realidad de momento no ha afectado al crecimiento del cine, que sigue a la cabeza de los medios tradicionales.

Te recomendamos

Dmexco 2019

Miami Ad School

Outbrain

T2O

Compartir