Publicidad

El diseño ayuda a optimizar la comunicación

El diseño de un folleto y su éxito

A través del diseño gráfico publicitario podemos transmitir intangibles como los valores de una marca, de un producto o de un servicio

El éxito de una pieza publicitaria visual reside en su diseño. Son muchos los análisis como el I Estudio de Publicidad Directa en España, realizado por Kantar TNS para Geobuzón, los que así lo confirman, aunque también indican que el diseño es precisamente uno de los aspectos que más se echan de menos en los folletos publicitarios.

El diseño gráfico es una disciplina cuyo fin es el de programar, proyectar, organizar y obtener soluciones a problemas a través de elementos visuales. El diseño ayuda a optimizar la comunicación, por eso, al igual que en otros soportes, cuidar el diseño en una producción publicitaria es esencial.

A través del diseño gráfico publicitario podemos transmitir intangibles como los valores de una marca, de un producto o de un servicio. Por tanto, el diseño es una herramienta comercial más que, si está bien ejecutada, nos ayudará a vender.

El diseño gráfico publicitario, por tanto, se define como la herramienta para crear piezas que informen y motiven al consumidor para comprar un producto. Esto, aplicado a la publicidad directa o buzoneo de folletos, nos hace ver la necesidad de cuidar el diseño hasta el mínimo detalle.

Tendencia positiva en los últimos años

Muchas veces el contenido informativo se prioriza sobre el puramente visual, pero es cierto que la tendencia en los últimos años es positiva. Podemos observar una mayor atención al detalle frente a hace unos años, así como una mayor coherencia del diseño de los folletos con el del resto de materiales publicitarios de la marca.

Al igual que en otros muchos aspectos de la publicidad como son el contenido de texto o la fotografía, el diseño ha de entenderse como variable, siempre en función de los gustos de nuestro público objetivo. Desde el logotipo de la marca hasta su más pequeña comunicación, todos los elementos gráficos han de estar diseñados con la idea de transmitir los valores de la empresa y sus diferencias frente a la competencia.

Diseñar folletos y catálogos

Transmitir estos valores se hace ligeramente más complicado cuando en un folleto conviven diferentes marcas, como por ejemplo en el caso de un retailer o distribuidor. En el folleto de ofertas de un supermercado, conviven marcas muy diferentes, todas ellas con logotipos, sistemas de diseño y jerarquías propias. Es imprescindible que el conjunto exprese los valores del retailer, en este caso el supermercado, y el resto de marcas aparezcan como relevantes pero sin capitalizar la comunicación. Es decir, hay que tener en cuenta que la marca principal será la del distribuidor, actuando las de los productos desde un nivel secundario.

En el caso de un folleto o catálogo compuesto de productos de una misma marca, lograr cierta continuidad en el diseño es mucho más sencillo, pero no por ello ha de descuidarse el diseño en absoluto.

En definitiva, a la hora de crear una pieza de publicidad directa, las marcas deben dar al diseño la misma importancia que a la información escrita o incluso la propia estrategia promocional.

Transmitir los valores adecuados a la marca será la mejor manera de mantener informado e interesado al consumidor.

Nota de prensa

 

Te recomendamos

A3

FOA

Recopilatorio

Mundial

Compartir