Publicidad

El fraude en publicidad siempre ha existido y ahora corre como la pólvora en el mundo digital

fraudeA lo largo de la historia de la publicidad uno de los estigmas con los que el sector ha cargado prácticamente desde sus inicios es la publicidad "engañosa" o el fraude publicitario. Ahora, la expansión del mundo digital ha hecho que el fraude se extienda de forma cada vez más rápida en el "reciente" sector de la publicidad digital.

¿Cómo hemos llegado de forma tan rápida a esta nefasta situación? La respuesta es muy sencilla: los robots que falsean los datos obtenidos por la publicidad online generando este fraude que comienza a convertirse en uno de los grandes retos y problemas de la publicidad online.

De acuerdo a los últimos informes tan sólo el 33% de las impresiones son fiables por lo que este tráfico fantasma o robot está causando verdaderos estragos en internet. Frames y ventanas que nos resultan invisibles están engañando a los sistemas de validación tornándose de repente el futuro algo más turbio de cómo lo veíamos hace algún tiempo.

El fraude en la publicidad se viene produciendo desde hace décadas sin embargo, la sofisticación de los fraudes a los que asistimos hoy en día hacen que los del pasado sean prácticamente una pequeña broma. Pero a pesar de que las audiencias pueden ser manipuladas, los anunciantes saben que dentro los precios que pagan por colocar sus anuncios, dejando a un lado el tema del volumen de la audiencia, existe cierto grado de elasticidad en los mismos derivada en su mayoría de la demanda sobre el inventario. Es decir, el mercado real estaba dictando el precio.

En la actualidad, muchos de estos factores ya no son tan válidos. Por ejemplo, un anuncio colocado en la página de un periódico puede ser visto o no pero al menos el usuario lo recibe sin embargo en la publicidad online no funciona del mismo modo y es por esto que es más fácil manipular los datos.

Afortunadamente las soluciones son tan claras como los problemas ya que las empresas están luchando de forma agresiva contra el fraude en la publicidad online. La lucha para erradicar estas prácticas con empresas como comScore o Nielsen es fundamental puesto que ofrecen una gran oportunidad a los anunciantes.

Lo cierto es que en los últimos años los anunciantes se encuentran a merced de Nielsen o Arbitron en lo que a la medición de la audiencia se refiere. En la actualidad, los anunciantes están tomando posesión de su situación trabajando con socios para medir su rendimiento así como el fraude. Atrás han quedado los días en los que un anuncios situado en una página de un periódico nos aseguraba una audiencia que se contaba por miles de usuarios. El mundo ha cambiado.

La lucha contra el fraude requerirá importantes inversiones de tiempo y dinero por parte de todos los actores del ecosistema de la publicidad digital, desde el anunciante a los editores. El resultado será que los anunciantes finalmente tengan la oportunidad de luchar de forma activa contra el fraude adquiriendo una verdadera perspectiva de cómo funcionan los medios de comunicación para recompensar a aquellos que facilitan la lucha contra el fraude.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir