Publicidad

El gasto en publicidad institucional sigue siendo un "derroche" según los ciudadanos a pesar de los recortes

Los medios españoles han recibido el último gran golpe sobre su modelo de financiación. El Gobierno anunció la semana pasada que reduciría drásticamente su inversión publicitaria para hacer frente a la situación económica del Ejecutivo. Este recorte supondrá que de 368,41 millones de euros, cifra acordada por el gobierno socialista en 2007, se pasará a una inversión de 137,5 millones de euros, según afirmó la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Es decir, este año los medios recibirán 230 millones de euros menos.

Si el sector mediático parecía estar ahogándose ante la reducción de la inversión en publicidad de las empresas privadas, la caída de publicidad institucional complica seriamente su supervivencia, especialmente para la prensa en papel. De hecho, son muchos ya los que vaticinan que situaciones como el nuevo expediente de regulación de El Mundo, la desaparición del diario Público o las serias dificultades económicas que afronta La Gaceta no son más que el principio de una grave crisis que pone cada vez más en duda una posible vía de salvamento para el sector.

Pero para la ciudadanía, el prisma con el que se mira la inversión en publicidad institucional es otro. Ya sean 400 millones o 230 millones de euros, las cifras se ven como un derroche gubernamental: “400 millones en publicidad, qué horror. Para que luego hablen del despilfarro de las Autonomías, ¿para cuándo toca el tema del despilfarro del Gobierno Central?” se preguntaba Blackwater en el foro de El Confidencial. Una idea con la que coincidía Erotas: “Es escandaloso, incluso la nueva cifra (si es verdad), que un gobierno gaste esa cantidad o cualquiera en pura propaganda”.

De hecho, no sólo cuestionan lo pertinente de esta inversión, sino la funcionalidad de la publicidad gubernamental. “Los 137 millones de euros en publicitarse para decir qué buenos somos y qué bien lo hacemos (en pesetas equivalen a unos 22.000 millones de pesetas) casi ná. Y aquí no le han añadido lo que gasta cada Comunidad Autónoma en su publicidad también institucional, ni la publicidad que gastan los ayuntamientos (tenemos sobre 8.120), ni las diputaciones, ni cabildos, etc… Hagan cuentas, si al final va a parecer que hasta nos sobra dinero, pero lo que están, es saqueando el bolsillo del ciudadano para sus caprichos publicitarios”, aseguró Corrupcracia.

El mismo usuario añadía que “al mismo tiempo sirve para ‘comprar’ a esos medios de comunicación dándoles dinero a través de publicidad para que no les critiquen tanto, ni les saquen las vergüenzas. No les llega con salir a diario en telediarios en las numerosas televisiones públicas, autonómicas y no públicas, radios… de lo bien que lo hacen, qué buenos son y qué majos. Eso parece que no es suficiente”.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir