Publicidad

El hombre, nuevo "objetivo" de esa publicidad sexualizada que nunca nos abandonó

anuncio-fordEl sexo vende. Esta es una de las afirmaciones que todo profesional del mundo del marketing y la publicidad seguro ha escuchado en más de una ocasión. Durante décadas muchas marcas y agencias han trabajado en campañas que se quedan a punto de cruzar esa peligrosa línea entre lo permitido y lo prohibido con la vista puesta en aumentar las ventas y captar la cada vez más distraída atención de los usuarios.

El marketing y la publicidad sexualizados eran la tónica habitual durante los años 90 bajo la bandera de un nombre propio: Tom Ford. Un recurso que se ha ido perdiendo ante el surgimiento de unas cada vez más estrictas normativas que regulan el ámbito de la publicidad y el marketing para proteger a los usuarios.

Pero esto parece que ha comenzado a cambiar. Lo prohibido vuelve a estar de moda entre los “marketeros”. Así lo demuestran ejemplos recogidos por Vanity Fair como la campaña realizada por Calvin Klein lanzada en Tinder, una aplicación para ligar que cuenta con más de 50 millones de usuarios activos a nivel global.

calvin-klein-tinder

La forma de conocer gente e incluso buscar el amor ha cambiado radicalmente en los últimos tiempos y las apps de citas se encuentran en auge. Un escenario conocido por las marcas como J.W. Anderson que no ha dudado en apostar por la aplicación gay Grindr para retransmitir en directo uno de sus últimos desfiles.

El ejemplo más claro de que el sexo y lo prohibido vuelven a ser aliados de la publicidad y el marketing lo vemos en Diesel que lanzará su próxima campaña a través de Tinder, Grindr, Pornhub y Youporn.

¿Por qué esta apuesta ahora por el sexo?

Si somos sinceros, el sexo nunca ha abandonado la publicidad. Basta con echar un vistazo a marcas como Axe, American Apparel o la ya mencionada Calvin Klein para ver cómo han construido todo un imperio publicitario en torno a la sexualidad y la sensualidad. Eso sí, con distintos resultados.

American Apparel es sinónimo de polémica cuando hablamos de su publicidad. El sexo se ha convertido en uno de los protagonistas indiscutibles de la marca en sus campañas lo que le ha supuesto más de un disgusto.

Axe es uno de los claros ejemplos de que el sexo vende y desde sus inicios sus campañas publicitarias se han basado en intentar ayudar a los chicos a mejorar sus dotes y habilidades amatorias, aunque en los últimos tiempos ha intentando alejarse de esta imagen.

Moda y perfumería son sin duda las categorías de productos en los que más publicidad sexualizada se puede ver. La lista de ejemplos que podemos encontrar es prácticamente infinita y muchos de los anuncios de marcas de ropa o colonia.

El sexo, como reclamo publicitario, genera un gran impacto en el usuario que lora despertar su atención. El problema es la forma de utilizarlo. Sexismo o machismo son palabras inherentes a la publicidad y el marketing prácticamente desde sus orígenes. Las campañas acusadas de mostrar una imagen sexualizada de la mujer (e incluso de las niñas como el caso de ‘Oh Lola’) forman una lista cada vez más amplia, despertando numerosas y recordadas polémicas como la generada por Dolce & Gabbana con esta controvertida campaña:

dolce-gabbana

¿Está cambiando la percepción del sexo en la publicidad?

Como ya hemos visto, el sexo no es que esté de moda en la publicidad y el marketing porque nunca los ha abandonado. Simplemente está evolucionando como demuestran las campañas con las que abríamos este artículo lanzadas a través de Tinder, Youporn o Grindr.

Marcas y agencias tienen sumo cuidado a la hora de recurrir a la sexualización de sus campañas para no traspasar líneas comprometidas que puedan ponerlas en apuros. Especialmente con la imagen que se muestra en muchas ocasiones de la mujer.

Un buen ejemplo de esto lo vemos con la campaña realizada por BuzzFeed en 2014 en la que parodiaba algunos de estos anuncios que muestran a la mujer como elemento sexual y cuyo resultado puede ver a continuación:

A esto se suma el camino iniciado por cada vez más marcas que están recurriendo a la sexualización del hombre. El escritor y periodista británico, Mark Simpson, responsable hace ya más de dos décadas de popularizar el concepto “metrosexual”, ha lanzado un nuevo concepto relacionado con el mundo del sexo, la publicidad y los hombres.

Hablamos del “spornosexual”. Un tipo de hombre (generalmente relacionado con el mundo del deporte) que hoy protagoniza casi todas las campañas publicitarias y que según este autor en declaraciones recogidas por La Vanguardia, no se trata de una moda pasajera sino que el cuerpo masculino se ha convertido en un reclamo publicitario cada vez más rentable. Eche un vistazo a una de las últimas campañas de Ford:

ford

Simpson no duda en afirmar que los hombres “quieren ser queridos por sus cuerpos y no por lo que llevan puesto”, por lo que estamos en los albores de una nueva era publicitaria en la que el cuerpo del hombre y su sexualización tienen mucho que decir. La cuestión ahora es, ¿se abrirá el mismo debate que con la mujer?

Te recomendamos

Enamorando

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir