Publicidad

El marketing de emboscada puede ahorrar entre 20 y 300 millones en patrocinios

El marketing de emboscada o ambush marketing puede ahorrar a una marca entre 20 y 350 millones de dólares en derechos de patrocinios en una competición como el mundial, si los anunciantes saben moverse en la delgada línea contigua al espectáculo.

El mundial de Sudáfrica partió con la firme intención de declarar la guerra a la publicidad no autorizada para asegurar las inversiones de los patrocinadores, pero durante la primera fase el escándalo provocado por la expulsión de aficionadas holandesas, que resultaron ser sudafricanas pagadas por la marca de cerveza Bavaria, terminó reportándole más beneficios que perjuicios a marca, competidora de Budweiser, que sí pagó los derechos de la FIFA.

Nike también se ha desplazado de forma paralela a la competición, realizando virales en Argentina con las declaraciones de Diego Armando Maradona y produciendo un anuncio dirigido por Alejandro González Iñartu, con la participación de Ronaldo, Cannavaro y Roonie, que le valió que muchas personas en el Reino Unido pensaran que la marca era el patrocinador oficial del evento, por encima de Adidas.

En este sentido, los ejemplos abundan, al igual que la imaginación para bordear los reglamentos de la FIFA sin traspasarlos, como es el caso de la aerolínea Kulula, cuyo lema fue “El patrocinador no oficial de ... ya sabéis que”, junto a la imagen de jugadores, silbatos y vuvuzelas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir