Publicidad

El rostro es el espejo del alma, también en la publicidad

facialcodingDicen que el rostro es el espejo del alma, que por mucho que intentemos disfrazar nuestras emociones, éstas se reflejan inevitablemente en nuestra cara. Pues bien, la empresa de investigación de mercados Millward Brown está decidida a sacar partido a la capacidad de nuestro rostro para delatar nuestras emociones con un instrumento para analizar la percepción de la publicidad por parte del consumidor bautizado con el nombre de "Facial Coding".

Pero, ¿cómo funciona el "Facial Coding" de Millward Brown? En realidad, se trata de un proyecto que funciona íntegramente a través de la web. Para participar en "Facial Coding", los participantes deben registrarse online y el programa analiza después a través de la webcam sus reacciones a distintos anuncios tomando como punto de partida los gestos realizados con las cejas, los ojos, la nariz y la boca.

“Facial Coding” identifica cinco expresiones faciales diferentes que utiliza la medir el impacto emocional del spot mostrado al usuario en internet:

- Sorpresa: las cejas se mueven hacia arriba.
- Disgusto: se deja notar fundamentalmente en el movimiento de las comisuras de los labios hacia abajo y en los ojos apretados
- Diversión: las comisuras de los labios se mueven hacia arriba.
- Concentración: cejas juntas o contraídas hacia abajo.
- Contacto visual: el usuario dirige los ojos directamente a la pantalla.

Para llevar a cabo su análisis, “Facia Coding” evalúa, además de las expresiones faciales del usuario, la intensidad, la duración y la frecuencia de este tipo de expresiones.

Millward Brown ha puesto ya sobre la lupa más de 2.750 campañas procedentes todo el mundo con la técnica del “Facial Coding”. Una de ellas ha sido la célebre campaña “Whassup” de Budweiser, que más de 10 años después, sigue desencadenando reacciones positivas en el consumidor. Eso sí, según “Facial Coding”, el spot parece tener más eficacia entre los más consumidores más jóvenes que entre los de edad más avanzada.

Otra de las campañas analizadas por “Facial Coding” ha sido “Seduction” de Fiat 500 Abarth, una campaña que despertó mucha polémica hace un par de años en Estados Unidos por su excesiva sexualidad. El análisis de “Facial Coding” concluye que el spot resulta divertido y humorístico para la mayor parte los hombres. No así su sorprendente desenlace, que decepciona a la mayor parte del público masculino.

Los análisis llevados a cabo por Millward Brown y su herramienta “Facial Coding” ponen de manifiesto que la publicidad puede desencadenar de manera involuntaria emociones negativas en el espectador, unas emociones negativas que se dejan notar después en las ventas.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir