Publicidad

El sexo y la violencia en publicidad llaman nuestra atención pero no se traduce en ventas

publicidadEl sexo y la violencia han sido, de forma histórica, dos de los grandes reclamos para llamar la atención de los consumidores. Por razones diferentes, ambos elementos consiguen captar esa cada vez más distraída mirada del usuario pero la gran pregunta que surge es ¿esto se traduce en ventas?

La respuesta es bastante clara: no. Así lo afirma el último estudio realizado por la American Psychological Association (APA) cuyas conclusiones han demostrado que el sexo y la violencia si consiguen aumentar nuestra atención pero eso no se traduce en mayores ventas.

El estudio ha analizado la eficacia de los anuncios que aparecen en programas con contenidos de carácter sexual y violento así como publicidad relacionada con estos mismos conceptos. Los investigadores responsables han centrado su análisis en la forma en que este tipo de contenidos impactaron en la memoria de los consumidores, la actitud que estos muestran ante la marca así como su intención de compra.

Una de las principales conclusiones señala que no se ha producido un efecto relevante de carácter positivo en la memoria de los participantes en el estudio pero si se aprecia que disminuye a medida que el contenido sexual se intensificaba, tal y como recogen desde mundoejecutivo.com.

Si se comparan estos resultados con los obtenidos en relación a la publicidad que aparece en lo que podríamos denominar como programas neutrales, la actitud mostrada por los usuarios hacia los anunciantes presentes en programas donde aparecen contenidos violentos, ha sido claramente menos positiva. Mismo efecto apreciado en la publicidad con contenido sexual.

Uno de los resultados más llamativos es el relacionado con la intención de compra. Esta disminuyó cuando las marcas aparecían en programas con contenidos sexuales, violentos o una mezcla de ambos. Cabe señalar que esta no se vio muy afectada en el caso de que fuesen los anuncios los portadores de ese tipo de contenidos.

La razón de estos resultados la encontramos en que los programas de contenidos sexuales y violentos, afectan a la memoria de los telespectadores desviando su atención. “Nunca ayuda que haya sexo o violencia en los anuncios. O bien perjudica o bien no tiene ningún efecto”, ha explicado en Bloomberg, Brad Bushman, profesor de comunicación y psicología en la Universidad de Ohio State y co-autor del estudio, tal y cómo recogen desde El Economista.

“Las marcas que se anuncian en contextos violentos son menos recordadas, se evalúan de manera menos favorables y es menos probable que se compren que las marcas que se anuncian sin violencia. También sugerimos que los anuncios sexuales no son tan perjudiciales como los violentos, pero no parece tampoco que sea una estrategia exitosa”, concluye este estudio que puede leer de forma completa haciendo clic aquí.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir