Publicidad

En busca del milagro que no es tal en la publicidad

miraclesCon la excepción de la música pop y la moda, hay probablemente pocos negocios tan sujetos a los embistes de las modas como la publicidad.

Cada pocos años la publicidad se saca de la chistera una nueva moda en forma milagro que logra atraer las miradas de todo el mundo. A veces el milagro toma la forma de los social media. Otras el milagro lleva el apellido de "big data". Pero tome la forma que tome el milagro, una cosa está clara: parece que va cambiar por completo la industria publicitaria.

Y por eso todas la agencias que pueblan el universo publicitario se apresuran a hacer suyo el nuevo milagro y a convertirlo en el epicentro de su negocio.

Pero no sólo eso. Las agencias se convierten de repente en expertas en ese nuevo milagro, crean un departamento especialmente dedicado a dicho milagro y se especializan en él. Aderezan el milagro con una pizca de branding y se convierten así en pseudopropietarias de ese milagro.

¿El problema? Que esa pseudopropiedad es sólo una falsa apariencia y lo peor, que los clientes de las agencias se creen esos milagros. ¿Por qué? Porque las agencias que se adueñan del último milagro de moda se parapetan detrás de dos o tres ejemplos de marcas en los que el milagro fue efectivamente “milagro” y los clientes comienzan inevitablemente a salivar y quieren convertirse también en protagonistas del milagro.

Lo más triste de todo es que en el mundo de la publicidad sí existen los milagros. No son exactamente milagros, son en realidad grandes ideas creativas. Ideas que no sólo son difíciles de engendrar sino también de ejecutar, explica Bob Hoffman en The Ad Contrarian.

Sin embargo, la industria publicitaria parece haberse olvidado de las que deberían ser su materia prima de trabajo, las grandes ideas creativas, para caer en los brazos de una moda peligrosa e inevitablemente corta de vista: la moda de los milagros.

El único milagro real que las agencias tienen en su caja de herramientas es el de la creatividad. El único que han tenido siempre, tienen y tendrán.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir