Publicidad

En la publicidad, la ciencia más incierta del mundo, nunca diga nunca jamás

publicidadCuando entra en juego el comportamiento humano, que es al fin y al cabo la materia prima de la publicidad, es muy poco sabio pensar en términos de "siempre" o "nunca".

Basta que afirmemos con rotundidad que la gente "nunca" come cristales para encontrar a la vuelta de la esquina alguien que, por extraño que parezca, sí lo hace. Y lo mismo sucede si nos descolgamos con la afirmación de la gente "siempre" duerme tumbada. Casi con toda seguridad encontraremos a alguien que será la excepción a la norma.

La publicidad es una ciencia plagada de incertezas a la que, sin embargo, le encanta disfrazarse de certidumbre pura y dura. O eso es al menos a lo que están acostumbrados los muchísimos gurús que campan a sus anchas en la industria publicitaria.

Desafortunadamente en el incierto universo publicitario hay muchísima gente que se empeña en agarrarse como a un clavo ardiendo a lo que desde su punto de vista son certezas absolutas (sin serlo).

Especialmente porfiados (en sus falsas certezas) son aquellos que se desenvuelven en el universo de la publicidad online, donde todo aquel que se atreve a mostrarse escéptico con el enésimo milagro digital es poco menos que un “apestado”, explica Bob Hoffman en un post para el blog The Ad Contrarian.

En la publicidad, por mucho que algunos se empeñen en decir todo lo contrario, no hay certezas sino probabilidades.

Algunos tildan, por ejemplo, el “boom” generado en torno al social media marketing de soberana tontería. ¿Significa eso, no obstante, que el marketing nacido al calor de la Web Social “nunca” funcione? Obviamente no.

¿Es la publicidad “siempre” más efectiva si se condimenta con ingredientes emocionales en lugar de ingredientes lógicos? No, pero muy a menudo así es.

Por mucho que los expertos (incluso aquellos que saben en realidad de lo que hablan) se empecinen en construir en torno a la publicidad una barricada de certezas, lo cierto es que en esta ciencia, probablemente la más incierta del mundo, las palabras “siempre” y “nunca” están proscritas. En la publicidad quienes llevan la batuta son los “a menudo” y los “a veces”.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir