Publicidad

En pleno siglo XXI la publicidad se empeña en seguir tratando a la mujer como un "trozo de carne"

mujer Da igual lo mucho que se haya avanzado en los últimos años en la igualdad entre hombres y mujeres, la publicidad sigue empeñada en enarbolar la bandera del machismo.

Werberat, el Consejo Regulador de la Publicidad de Alemania, recibió en 2014 un total de 387 quejas y buena parte de ellas, 203 en concreto, llevaban la rancia firma del sexismo.

En vista del acendrado machismo del que muchos anunciantes siguen haciendo gala en su publicidad, Werberat decidió amonestar públicamente 14 campañas de publicidad, la mayor parte de ellas de pequeñas empresas. ¿Su denominador común? Los pechos y traseros femeninos como reclamo publicitario de productos y servicios de lo más variopintos, desde muebles a cervezas, pasando por clases de conducir.

Está claro en pleno siglo XXI la publicidad sigue comportándose como una “troglodita”. Esos a todas luces vergonzosos anuncios son la mejor prueba de ello:

5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 1 2 3 4

Más allá de con el machismo, las quejas llegadas durante el año pasado a manos de Consejo Regulador de la Publicidad de Alemania estuvieron relacionadas con la ausencia de ética (55 casos), la discriminación de grupos de personas (30 casos) y las ofensas religiosas (10 casos).

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir