Publicidad

El entramado societario de Rodrigo Rato facturó 82 millones de euros a través de empresas privatizadas

El entramado societario de Rodrigo Rato facturó 82 millones de euros a través de empresas privatizadasHasta 82 millones de euros. Esta es la cantidad que según el último informe de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) habría ganado la familia de Rodrigo Rato mediante la privatización de empresas públicas durante los primeros años del Gobierno de José María Aznar.

De la citada cantidad, al menos 30 millones de euros se facturaron durante el periodo comprendido entre 1998 y 2004, fechas en las que Rodrigo Rato ocupaba el cargo de vicepresidente del Gobierno, tal y como informan desde el diario El Mundo.

El informe de la UCO señala que durante 15 años hasta cinco empresas de familiares del ex ministro de Economía habrían facturado los mencionados 82 millones de euros a través de la privatización de nueve compañías y una que continúa siendo pública.

La UCO ha presentado este informe ante Antonio Serrano-Artal, titular del Juzgado de Instrucción nº 31 de Madrid. Una documentación que se encuentra apoyada por otros dos informes de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (Onif).

Unos documentos en los que se establece una conclusión muy clara: las sociedades a través de las que la familia Rato logró estos contratos millonarios no tenían capacidad para cubrir este tipo de servicios. Dentro de todo este entramado empresarial destaca un nombre propio: Cor Comunicación.

El entramado societario de Rodrigo Rato

Dentro de los negocios que se atribuyen a Rodrigo Rato y sus familiares nos encontramos con una maraña de sociedades dedicadas a la publicidad.

La más destacada es Cor Comunicación. La Guardia Civil indica en sus informes que de los citados 82 millones de euros, 67 se habrían factura a través de esta empresa propiedad de la familia Rato.

Un hecho bastante inusual si tenemos en cuenta que, cuando empezó a hacerse con estos millonarios contratos procedentes de antiguas compañías públicas, la empresa apenas contaba con un año de vida y tenía un empleado.

Estos pagos de extendieron de forma irregular entre los años 1998 y 2013. Los nombres que aparecen en la lista de compañías que contrataron servicios con sociedades vinculadas a Rato está compuesta por: Repsol (pagó más de un millón de euros), Logista, Endesa, BBVA, Aldeasa (pagó 900.000 euros), Azucarera, Telefónica, Iberia y Retevisión. También se suma otra que, a día de hoy, continúa siendo pública: Paradores (pagó 2,2 millones de euros).

De las cantidades pagadas por estas empresas tan sólo un pequeño porcentaje se destinó al uso inicial que debían tener: la compra de publicidad en medios de comunicación. Los informes establecen que una pequeña porción se destinó principalmente a comprar cuñas en radio, mientras que el resto quedaba en las empresas de la familia Rato.

Además de Cor Comunicación aparecen los siguientes nombres. Viajes Ibermar (6,2 millones de euros), Total Congress XXI (4,6 millones de euros), Muinmo (4,3 millones de euros) y Rueda Emisoras (200.000 euros).

Recordemos que en agosto de 2015 un informe elaborado por la OCU junto con las pesquisas realizadas por la Onif le suponían al ex vicepresidente del Gobierno la apertura de una nueva investigación judicial.

Según se recogía en este, el también ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) habría cobrado supuestamente, de forma irregular, una serie de comisiones que fueron posteriormente blanqueadas, relacionados con dos contratos en exclusiva con dos agencias: Publicis Comunicación España y Zenith Media.

Desde la OCU y la Onif señalaban que ambas agencias habrían pagado hasta 843.000 euros a Rodrigo Rato para hacerse de forma exclusiva con dos de los contratos más importantes de la publicidad de Bankia. Recordemos que Rato también ocupó el cargo de presidente en la entidad financiera.

La privatización de las empresas públicas

Endesa se erige como la empresa que desembolsó la mayor cantidad por publicidad al entramado de sociedades de Rodrigo Rato. Hablamos de más de 60 millones de euros que acabaron en las arcas de Cor Comunicación entre los años 1998 y 2013.

El informe elaborado por la OCU y presentado ante la Justicia, deja claro que Rodrigo Rato y su familia recibieron de prácticamente todas estas empresas privatizadas mientras este contaba con una gran influencia sobre estas mientras ostentaba el puesto de vicepresidente del Gobierno.

Basta con señalar que la privatización de las empresas correspondía al Consejo de Ministros. Estas eran propuestas por el ministro de Economía, es decir, Rodrigo Rato. Además, recordemos que las empresas de carácter público se encuentran bajo el control de la Dirección General de Patrimonio. Un organismo que depende orgánicamente del Ministerio de Economía.

Otro de los indicios sobre los que se apoyan los citados informes hace referencia a la caída en los cobros recibidos por la familia Rato a través de estas empresas. El “declive” coincide con el año en el que el Partido Popular perdía las elecciones generales de 2004.

El hecho de que las cantidades recibidas disminuyeran no quiere decir que no se continuasen recibiendo grandes cantidades de dinero. Unas sumas que llegaban durante el tiempo en el que Rato estaba al frente del FMI, o durante los dos años (2010 a 2012) en los que era el presidente de Bankia.

Los informes revelan que las empresas de Rato no contaban con la experiencia y capacidad para rubricar los citados contratos millonarios. Tal y como señalan desde El Mundo en base a los documentos, sólo con la contratación de Cor Comunicación se perdía hasta el 50% de las cantidades pagadas por las empresas por los supuestos servicios publicitarios.

Entre un 10% y un 30% del dinero pagado a Cor Comunicación regresaba a las empresas que formaban parte del patrimonio de Rato y sus socios. Unos datos que señalan que, en muchas ocasiones, apenas un 20% del dinero pagado por la contratación de servicios publicitarios se destinaba realmente a publicidad.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir