Publicidad

Érase una vez un perro y un conejo desnudando los secretos de la buena publicidad en televisión

Su amo está a punto de arrojar a su mejor amigo a la basura. Sin embargo, Harvey logra en el último momento salvar la vida de su compañero inseparable de fatigas: un conejo de peluche. Y lo consigue mediante un emotivo spot televisivo que muestra su conmovedora historia de amistad con el conejo de peluche que está a punto de morir en la basura.

Así de tierno es el argumento de la nueva campaña lanzada recientemente en Reino Unido por Thinkbox, la organización publicitaria que agrupa a las cadenas de televisión comercial en este país.

¿La conclusión de la hermosa historia de amistad narrada en el anuncio de Thinkbox? Que la clave de la eficacia y la calidad de la publicidad televisiva son las buenas historias y las emociones.

La campaña de Thinkbox es una creación de la agencia The Red Brick Road, mientras que la producción ha corrido a cargo de Academy y la dirección hasido asumida por Si & Ad.

Para acompañar el lanzamiento de la campaña, cuyo objetivo no es otro que vender las bondades de la publicidad televisiva bien hecha, Thinkbox ha creado una página en Facebook para el protagonista del anuncio, Harvey, que cuenta ya con mas de 18.000 fans en la famosa red social.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir