líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Del "España en serio" al "Piensa sin prejuicios", acierto creativo de Shackleton y el PP

¿Recuerda la última campaña electoral? La referente a las elecciones del pasado 26 de junio (no los comicios del 20 de diciembre) cuando España se vio obligada a acudir por segunda vez en apenas seis meses a las urnas para elegir un Gobierno que a día de hoy aún sigue inexplicablemente en el aire.

El Partido Popular lanzó por aquél entonces una serie de spots en los que se burlaba de los prejuicios con el objetivo de mostrarse como una formación abierta y plural y sumar así el mayor número de votos posible. Una impecable acción detrás de la que se encuentra la agencia de publicidad Shackleton.

La agencia fundada hace 12 años por Pablo Alzugaray ha desempeñado un papel fundamental en las dos últimas elecciones de cara al éxito cosechado por la formación conservadora.

Desde Expansión han realizado un repaso a todo este recorrido creativo para identificar los puntos clave. Así vemos que Jorge Moragas, responsable de las dos últimas campañas del partido encabezado por Mariano Rajoy contrató a la citada agencia mediante concurso.

Un mensaje «positivo y propositivo»

El mensaje a transmitir estaba claro: “positivo y propositivo”. El problema es que recordemos que estamos hablando del Partido Popular. Una formación conservadora por lo que antes de que su mensaje calase en la sociedad debería luchar contra los prejuicios hacia su ideología y valores.

Razón por la que el mejor de los trucos fue reírse de sí mismos. El vídeo electoral con el que se dio comienzo a este nuevo camino es el del popular hípster “pepero”.

Un creativo ejemplo con el que empatizar con el votante para dejar claro que el partido de Rajoy es de todos y todos tienen cabida. El claim “Piensa sin prejuicios” comenzaba a tomar forma y se afianzó con el vídeo “Abuelas sabias”.

Alzugaray recuerda en la citada cabecera la campaña electoral del pasado 20 de diciembre. De sus palabras se desprende que la estrategia a seguir con el recordado “España en serio” era matar dos pájaros de un tiro: mostrar las virtudes del PP y señalar a sus rivales sin necesidad de mencionarlos.

La campaña funcionó. El PP sumó 7,21 millones de votos (28,72% del total) lo que se tradujo en 123 diputados. Un resultado insuficiente para gobernar. La imposibilidad para formar Gobierno ha ido minando el interés y paciencia de los votantes hasta llevarnos a unos segundos comicios. Una situación de crispación que requería un cambio de estrategia de campaña ya que ni los hípsters ni las abuelas sabias podían luchar con suficiente fuerza.

La necesidad de virar la estrategia

Y llegamos así a “Sonrisas”. El último vídeo de las dos campañas del PP en el que se nos traslada a un futuro no muy lejano donde Pablo Iglesias es presidente del Gobierno. Una parodia de “La sonrisa de un país”, acción de campaña de la formación morada.

El cambio no se apreció solo en términos creativos sino en el tono del discurso del PP. Pablo Iglesias y Podemos se convirtieron en el centro de las críticas. “Los extremistas”, como se refería a Podemos (y refiere) el actual presidente del Gobierno en funciones era una clara amenaza para la estabilidad del país.

Una forma de movilizar al electorado del PP mediante la generación de miedo incertidumbre. El no hacer ruido fue el centro de la estrategia contra Albert Rivera y Ciudadanos.

Shackleton ponía en marcha entonces un mailing que únicamente recibirían las 12 provincias que desde Génova consideraban como puntos clave para el éxito del partido en las urnas. Hablamos de enclaves como Segovia, Huelva o Teruel.

Allí se recibieron postales con imágenes características de cada una de estas 12 provincias en el anverso pero en el reverso aparecía un Pablo Iglesias poco sonriente y acompañado de algunas de sus frases más radicales. La guinda del pastel fue el recordatorio de que Rivera no consiguió representación en dichas circunscripciones. El PP sumó esos 12 diputados en estas provincias que habían sido consideradas como prioritarias. Golpe maestro de la agencia.

No podían faltar las redes sociales. Desde Shackleton afirman que no quisieron cometer el error del PSOE con ataques genéricos a los contrincantes sino que el éxito radicaba en basarse en sus declaraciones y actitudes.

Ahora, aunque el éxito de las campañas del PP realizadas por la agencia queda demostrado, lo cierto es que el país se encuentra en la misma situación ante la imposibilidad de los distintos partidos de llegar a un punto en común para la formación de un Gobierno.

Alzugaray desataca que no ha notado diferencias entre trabajar con el Partido Popular y cualquier otro cliente salvo en un punto: la velocidad. Y es que la frenética actualidad era la que viraba constantemente las intenciones de voto.

Una auténtica experiencia profesional sobre la que deja claro que “en este negocio no hay nada más caro que pasar desapercibido”.

 

Caroline Foster Kenny, nombrada nueva CEO DE IPG Mediabrands en EMEAAnteriorSigueinteNiantic lanza una nueva versión de Pokémon GO: así ha mejorado el juego

Noticias recomendadas