Publicidad

Esta campaña demuestra que el (escatológico) papel higiénico puede ser profundamente emotivo

papel-higienicoEl papel higiénico es un producto que no supura emoción por todos los poros (al menos a priori). Cuando pensamos en este producto, imprescindible en nuestro día a día, se nos vienen a la cabeza, casi irremediablemente, escenas escatológicas con el WC como protagonista.

Sin embargo, y aunque no lo parezca, en las entrañas del papel higiénico hay alojado un corazoncito que bombea muchos y nobles sentimientos.

Que este producto de primera necesidad no el “desalmado” que parece a primera vista queda demostrado a la perfección en la nueva campaña de la marca de papel higiénico Angel Soft.

En esta emotiva campaña, integrada por tres spots diferentes, Angel Soft demuestra que el papel higiénico, dueño de una sensibilidad a flor de piel, sirve para mucho más que para su utilidad primigenia: el aseo de las partes pudendas.

“Just Dad”, el más largo de los tres nuevos anuncios de Angel Soft, está protagonizado por un padre que afronta en solitario la educación de su hija y a los que el papel higiénico une, sorprendentemente, en lo bueno y en lo malo.

En “First Breakup” todos los focos los acapara un joven al que le rompen el corazón por primera vez y que enjuaga las lágrimas que afloran a borbotones de sus ojos con papel higiénico Angel Soft.

El único de los tres spots de Angel Soft donde el papel higiénico cumple la función para la que fue creado en su día es “Little Dude”, en el que una mujer embarazada, acosada por su incontinente vejiga, no para de hacer visitas al retrete.

Detrás de la nueva y emocional campaña de Angel Soft está la agencia Deutsch.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir