Publicidad

Esta campaña subraya el lado más absurdo y descacharrante de las malas traducciones

Uno de los pequeños placeres de visitar China es regodearse en las malísimas (pero hilarantes) traducciones que hay en los menús de los restaurantes, en las vallas publicitarias y también en las camisetas.

Pese a que es siempre agradable constatar los ímprobos esfuerzos de los ciudadanos chinos (no demasiado versados en lenguas extranjeras) por hacerse comprender en inglés, lo cierto es que toparse de bruces con sus singularísimas traducciones hace que a muchos le sangren los ojos.

En los menús de los restaurante chinos los turistas se topan a menudo con traducciones tan enigmáticas (“The old Soviet Union to help smoked fish) como macabras (“Husband and wife lung slice”).

Las señales que el turista encuentra en las calles de las ciudades chinas son igualmente surrealistas (“Racist Park”, “Kiss and Ride” o “Garden with Curled Poo”), pero quizás más sorprendentes son los carteles apostados en los pasillos de los supermercados, donde frases como “F*ck the miscellanous food” están a la orden del día.

Estas pésimas traducciones (y unas cuantas más) son precisamente las protagonistas de una divertidísima campaña lanzada recientemente por ELAN Languages, un servicio de traducciones profesionales con sede en Bélgica.

Detrás de esta campaña, que lleva por lema “Get it right”, está la agencia J. Walter Thomson Shanghái.

 

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir