Publicidad

La batuta de una directora de orquesta, protagonista de esta campaña

Esta campaña transforma en arte visual los movimientos de batuta de una directora de orquesta

La Orquesta Sinfónica del Estado de São Paulo y la agencia Talent Marcel han metamorfoseado en arte los movimientos de batuta de una directora de orquesta.

orquestaLa Orquesta Sinfónica del Estado de São Paulo (OSESP) ha tenido una idea de lo más curiosa para recaudar fondos: alumbrar obras de arte utilizando como materia prima los movimientos de batuta de una directora de orquesta.

Con la inestimable colaboración de la agencia Talent Marcel (adscrita a Publicis Groupe) un ingeniero instaló un chip en la batuta de la directora de orquesta Marin Alsop para que los movimientos fueran convenientemente capturados durante la interpretación de la Quinta Sinfonía de Beethoven y transformados a continuación en dibujos.

Para hacer realidad tan singular campaña estuvieron involucrados un giroscopio y un acelerómetro instalados en la batuta de la directora de orquesta. Mediante tecnología bluetooth los movimientos emanados de la batuta pudieron comunicarse con un software creado ad hoc (y capaz de metamorfosear tales movimientos en dibujos).

Si no visualiza correctamente el vídeo embedded, haga clic aquí

La “campaña”, bautizada con el nombre de “Música para los ojos”, fue especialmente concebida para conmemorar la despedida de la prestigiosa directora estadounidense Marin Alsop al frente de OSESP.

Los dibujos creados a partir de los enérgicos movimientos de batuta de Alsop serán parte de una exposición conmemorativa y serán subastados a fin de recaudar fondos con el foco puesto en actividades artísticas y educativas.

“Música para la ojos” ve la luz poco después del estreno en tierras brasileñas de otra campaña con la música como hilo conductor, la de la marca de artículos de cocina Tramontina, que con la ayuda de Spotify ha hecho posible que la música se pueda saborear.

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir