Publicidad

Este macabro spot danés le hará mirar con otros ojos el mar (y sus glotones habitantes)

marAl género humano le encanta dar buenos consejos al prójimo. Y al prójimo le encanta ignorar esos buenos consejos.

Los portadores de buenos consejos son contemplados a menudo como engreídos redomados a los que les gusta presumir de su profunda sapiencia a golpe de valiosas recomendaciones.

¿La consecuencia? Que muchos buenos consejos caen lamentablemente en saco rato. Así lo demuestran, por ejemplo, muchísimas campañas de seguridad vial que no se cansan de aconsejar a los conductores que no utilicen el móvil al volante y no se cansan tampoco de ser desoídas sistemáticamente por el espectador.

Quizás por esta razón, la mala costumbre que tienen los humanos de hacer caso omiso de los buenos consejos, la asociación danesa de seguridad marítima Søsportens Sikkerhedsråd y la ONG TrygFonden ha decidido dar una macabra vuelta de tuerca a su última campaña de concienciación.

Para alertar a los daneses de la necesidad de llevar siempre chalecos salvavidas en alta mar, Søsportens Sikkerhedsråd y TrygFonden se han sacado de la chistera un producto (afortunadamente ficticio) de lo más siniestro: un botellita aparentemente inofensiva confeccionada con los restos orgánicos de marineros y navegantes fallecidos en el mar.

Con esta campaña, que lleva la firma de la agencia Hjaltelin Stahl, Søsportens Sikkerhedsråd y TryFonden advierte a los daneses (de manera más o menos indirecta) que si no quieren convertirse en comida para los peces, deberían salir siempre a alta mar equipados con un chaleco salvavidas. De lo contrario, podrían terminar llenando las siniestras botellitas de la campaña, que se las ingenia para dar buenos consejos sin darlos (al menos de manera explícita).

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir