Publicidad

Este semáforo "insulta" a los transeúntes en nombre del marketing (y el truco funciona)

semaforoImagínese la situación. Va con prisas por la ciudad, se topa con un paso de cebra, pulsa el botón del semáforo con la esperanza de que éste se ponga verde lo más rápido posible y éste le agradece el gesto regalándole un "insultante" mensaje personalizado salido de una pequeña impresora agazapada en su interior.

¿Cómo reaccionaría ante semejante situación? ¿Se reiría? ¿Se enfadaría? ¿La emprendería a golpes con el semáforo de marras?

No sabemos lo que haría usted, pero puestos en semejante brete un puñado de berlineses se han tomado la broma con excelente sentido del humor.

La bufonada, fruto de una campaña de marketing de guerrilla de la editorial alemana TVG, es una “gamberrada” es toda regla, pero logra algo impensable hoy por hoy en muchas grandes ciudades: dibujar una sonrisa de oreja a oreja en el rostro de los transeúntes.

Para que se hagan una idea de la burlona “maldad” de esta campaña, el particular “semáforo-impresora” de TVG tuvo a bien preguntarle a un hombre dueño de una oronda barriga si estaba embarazado. Y a una joven tuvo la osadía de llamarla “pollo asado” por el tono exageradamente tostado de su piel (machada a todas luces por los rayos UVA).

Con esta campaña tan insolente TVG, que edita en Alemania las ya algo “demodé” guías telefónicas, trata de vender las bondades del portal online TB Guide, que permite al internauta realizar búsquedas de productos en función de su ciudad de origen.

TB Guide ve más, sabe más y ayuda más” es el lema de la algo socarrona (pero eficaz) campaña de TVG.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir