Publicidad

Humanos y equinos, juntos (y muy revueltos) en este anuncio

El estrambótico parto de este spot de cerveza le hará "relinchar" de puro asombro

Cuando un estudiante decide filmar un spot de "mentirijillas" como parte de sus estudios, tiende a posar sus ojos en grandes marcas para concitar así la atención del mayor número de personas (y "cazatalentos").

Sin embargo, Lars Timmermann, a quien le queda apenas un año para graduarse en la Academia de Cine de Baden-Württemberg, ha optado por una estrategia totalmente diferente y se ha colgado del brazo de una desconocida marca neozelandesa de cerveza, Black Stallion, para filmar un anuncio absolutamente delirante (y único en su género).

La génesis del spot, que deja inevitablemente noqueadas las retinas del espectador, es absolutamente diferente a lo que suele ser habitual en los anuncios filmados por estudiantes.

“Mis compañeros y yo no queríamos rodar un spot de tipo especulativo sino un anuncio que promocionar un producto real”, explica Timmermann en declaraciones a Horizont. “Al mismo tiempo no teníamos ningún anunciante real disponible y decidimos buscarlo lo más lejos posible: en Nueva Zelanda”, añade el joven.

En las Antípodas Timmermannn y su equipo dieron después de mucho buscar con una pequeña empresa, Horse Box Brewery, con un único empleado: Phil McArdle.

El dueño de esta diminuta compañía fermenta él mismo la cerveza que produce y la distribuye después en pubs cercanos. “Contactamos con Phil, le hicimos llegar nuestra idea y decidió enseguida colaborar con nosotros”, explica Timmermann.

Fruto de la colaboración entre Phil McArdle y Lars Timmermmann es un estrafalario spot de 30 segundos de duración para la marca Black Stallion en el que el espectador es testigo de un delirante parto.

Del útero de la mujer sentada en la mesa de parto emerge, ante la mirada atónita del espectador, un pequeño potro. Y es que el padre del “bebé” es un imponente caballo, aunque a nadie (ni al ginecólogo ni al resto del personal sanitario) parezca sorprenderle. ¿El problema? Que el la criatura es de color negro y su supuesto progenitor luce pelo de color blanco. Razón de más para que el recién estrenado papá, visiblemente disgustado, se encare con la madre.

El lema “Very dark taste” pone el broche de oro, de manera muy atinada, al extravagante anuncio de Black Stallion.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir