líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La historia del marketing en el mundo deportivo

¿Cómo ha evolucionado el marketing en el mundo deportivo?

Desde la llegada de la radio en los años 20 a la aparición de los streamers, echamos un vistazo a la evolución del marketing en el mundo deportivo.

Redacción

Escrito por Redacción

El mundo del deporte ofrece todo tipo de posibilidades para sacarle partido a las estrategias de marca. Tan es así, que este sector ostenta uno de los tipos de promoción con más alcance. Desde brindar visibilidad a eventos a fomentar la venta de productos, el marketing deportivo ha evolucionado a lo largo de los años. Hacemos un repaso a esta transformación gradual que busca como objetivo principal remover las emociones de los aficionados.

Y decimos esto porque el marketing deportivo va más allá de conectar con consumidores, busca una conexión con los aficionados. El mundo deportivo (que vale señalar que va más allá del fútbol) despierta todo tipo de pasiones, como el sentimiento de pertenencia a un grupo o el orgullo hacia un determinado equipo.

Pero echemos la vista atrás hasta los orígenes de esta relación tan consolidada como lo es la del marketing y el deporte.

Los años 20, el principio del noviazgo marketing/mundo deportivo

Fue ya en los años 20 cuando, gracias a la aparición de la radio, comenzaron las primeras promociones deportivas. Destaca en esta época el contrato de patrocinio de Coca Cola en los Juegos Olímpicos de Ámsterdam. Ya en 1936, se daría uno de los grandes hitos del marketing deportivo, de la mano de Adidas, que fue la encargada de vestir al atleta estadounidense Jesse Owens.

Los años 50: la irrupción de la televisión

La llegada de la televisión en los años 50 supuso un antes y un después en el marketing  en el deporte. Comenzaría entonces la publicidad en las retransmisiones de los eventos deportivos, así como en directo en los mismos estadios. Fue en esta época, por ejemplo, en la que el estadio de baseball de Sportsman’s Park de Missouri pasaría a llamarse Busch Park, debido a la compra de derechos por parte de la cervecería Anheuser Busch.

Sería 30 años después, en la década de los 80, cuando nacerían las pantallas de patrocinios en los estadios. A partir de aquí, las principales marcas del sector comenzaron a vincularse con las grandes estrellas deportivas del momento. El ejemplo más claro de ello fue la colaboración de Michael Jordan con Nike a través de las legendarias zapatillas Air Jordan. Es aquí donde se da el comienzo de una relación estrecha entre las marcas de renombre y los deportistas de máximo nivel.

Las plataformas digitales, un mundo de posibilidades

Mientras que antes las campañas de marketing estaban limitadas básicamente a la radio y la televisión, las nuevas tecnologías abrieron un mundo de posibilidades infinitas en términos de publicidad. Las redes sociales han logrado que en esta relación aparezcan nuevos protagonistas a modo de celestinos: los influencers.

No se podría entender el marketing deportivo a día de hoy sin la presencia de los famosos streamers y sin mencionar nombres como el de Ibai Llanos. Con este panorama, se permite una conversación en tiempo real entre las marcas y los aficionados a ciertos deportes. Por si fuera poco, las redes sociales posibilitan la capacidad de segmentación. Así, permiten que las marcas lancen el mensaje que quieren al público que quieren.

Un actor clave de esta nueva realidad del marketing deportivo son las casas de apuestas, que han jugado un papel principal en la publicidad del sector. Casas con gran experiencia en este sector como las que se ven en ApuestasOnline.net y las colaboraciones que realizan con futbolistas o famosos suponen un claro ejemplo en cómo funciona el marketing en el mundo del deporte.

Además, los propios eventos deportivos y los deportistas que en ellos se ven envueltos se convierten directamente en marcas. De este modo, cuentan con sus propias comunidades y estrategias de posicionamiento. Prueba de ello son el Real Madrid, Cristiano Ronaldo o Rafael Nadal. El resultado es que las marcas deben tener en cuenta los valores que defienden estas personalidades o clubes a la hora de hacer colaboraciones. Eso sí, si la estrategia es la adecuada, a través de un único jugador o equipo podrán llegar a millones de personas.

En definitiva, el marketing deportivo ha evolucionado según lo ha hecho la tecnología. Por lo tanto, se ha transformado tanto como esta última se lo ha permitido y podemos asegurar que lo seguirá haciendo.

Newsletter ¡Suscríbete a nuestra newsletter! WhatsApp Sigue a MarketingDirecto.com en WhatsApp

 

Desata la diversión: Guía para principiantes de las tragamonedas onlineAnteriorSigueinte27,7 millones de españoles ven cada día la televisión: los datos de audiencia de junio

Contenido patrocinado