Publicidad

ÉXITO EN BARCELONA DE LA CAMPAÑA NAVIDEÑA DE EL TRIANGLE

Nota de prensa:

Una vez más, la agencia de publicidad Poko Frecuente, a través de sus divertidas y originales acciones de marketing de guerrilla, ha hecho posible que la campaña navideña para el centro comercial de El Triangle resultara ser todo un éxito.

EL entrañable matrimonio Noel, grandes profesionales del regalo, han realizado sus compras en el centro comercial, ya que para ellos, El Triangle era la mejor alternativa para realizar sus compras navideñas.

El objetivo era idear una campaña original y divertida, huyendo de la simple animación. La idea no era mostrar un Papá Noel postrado en la entrada repartiendo caramelos a golpe de campana, si no todo lo contrario: la idea era sorprender/divertir a la gente en cualquier punto del centro comercial. A niños y adultos, de ahí la necesidad de personificar a Papá Noel y a su esposa como dos auténticos clientes de El Triangle.

Los accesos a El Triangle se convirtieron durante unos días en un divertido e ingenioso escenario: se instalaron señales verticales que indicaban la dirección hacia a Laponia. En el párquing, y durante un período de 15 días, se reservó una plaza para trineos. En los ascensores, también se instaló un botón adicional junto a un cartelito de “acceso por chimenea”, y al apretarlo, sonaba una melodía navideña.

De igual modo, por megafonía, se sorprendió a los clientes con singulares mensajes. Se pidió “al propietario de un trineo con matrícula de Laponia” que acudiera a recepción o se informó del extravío de “un saco de juguetes”. En el hall, se creó un singular foto-matón. Sobre un fondo de chroma-key, que recreaba virtualmente un paisaje nevado, la gente se colocaba unos divertidos cuernos de reno y se les hacían unas divertidas fotografías que posteriormente se les daba.

Paralelamente, Papá Noel, Mamá Noel y tres elfos recorrieron una por una todas las tiendas de El Triangle hasta acabar cargados de bolsas. Fueron vistos probando un iPod en la Fnac, perfumándose en el Sephora, comprando unas deportivas en Foot Locker o tomando un café en Starbucks.

Los tres elfos, por su parte, se dedicaron a hacer de las suyas: no pararon de correr de un sitio para otro, bailaron el Jingle Bells Rock y repartieron miles de monedas de chocolate. Incluso tuvieron tiempo de hacer turismo por Barcelona, encima de un trixi y cada vez que se perdían, pedían a los transeúntes el camino de vuelta a El Triangle.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir