Publicidad

Esta farmacia sueca suple la falta de sol con fototerapia

A falta de sol esta farmacia sueca convierte sus escaparates en paneles de fototerapia

La farmacia sueca Apotek Hjärtat ha tenido una ingeniosa idea para hacer más llevadero el invierno a sus compatriotas: convertir sus escaparates en cálidos paneles de fototerapia.

A falta de sol esta farmacia sueca convierte sus escaparates en paneles de fototerapiaEn el gélido norte de Europa el invierno destaca no sólo por ser extraordinariamente largo y glacial sino también por ser más oscuro que la boca de un lobo. Hay días en los que en las latitudes más septentrionales del viejo continente no se asoma ni un pequeñísimo rayo de sol en el firmamento.

Lastrada por la falta de luz solar, el 50% de la población sueca presenta déficit de vitamina D durante los meses de invierno y muchos se sienten en febrero terriblemente extenuados por pasar tanto tiempo sin ver (ni sentir) los rayos de sol.

Consciente de este problema, la cadena sueca de farmacias Apotek Hjärtat tuvo una idea de lo más ingeniosa para hacer más llevadero el invierno a sus compatriotas: convertir los escaparates de sus tiendas en cálidos paneles de fototerapia.

Durante el pasado mes de febrero, en el exterior de una de las farmacias de Apotek Hjärtat en el centro de Estocolmo, los transeúntes tuvieron la oportunidad de aprovisionarse de energía y recibir un balsámico baño de luz colocándose simplemente junto a los escaparates del establecimiento, que utilizó lámparas pertrechadas de luz fluorescente para emular la luz natural.

Los paneles de fototerapia instalados en los escaparates se activaban únicamente cuando alguna persona pasaba junto a ellos.

La campaña, que lleva la firma de la agencia Wenderfalck, demuestra lo excepcionalmente avenida que ha estado siempre la cadena Apotek Hjärtat con la publicidad exterior.

El año pasado la empresa sueca nos sorprendía con una original valla que tosía para llamar la atención de los transeúntes. Y en 2014 Apotek Hjärtat copaba titulares en todo el mundo gracias a una campaña en la que los cabellos de una mujer se alborotaban y reaccionaban en tiempo real según iban apareciendo trenes en una estación de metro. Detrás de estas dos campañas estaba la agencia Åkestam Holst.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir